Miguel Fuertes: “estamos admirados y agradecidos, habrá más oxígeno y menos muertos”

Nadie esperaba una respuesta tan inmediata. Ayer, a las 9 de la mañana, el Vicariato Apostólico de Iquitos lanzó una colecta a través de las redes sociales denominada ‘Cruzada por la planta de oxígeno’ con la finalidad de adquirir, lo más rápido posible, la maquinaria necesaria para el llenado de los balones.

Necesitaban, según la cotización realizada, unos S/ 400 000. Una meta que en pocas horas no solo se ha superado, sino que prácticamente se ha duplicado, como anunciaba el padre Miguel Fuertes, administrador diocesano, durante su homilía.

Como cada día, el Padre Miguel retransmitía la misa a través de Facebook a las 6 de la tarde y fue a través de ese medio que dio el anuncio. Estas han sido sus palabras: “Quiero agradecer porque se mandó la campaña a las 9 o 10 de la mañana, pusimos una nota en los Facebooks y han llovido llamadas, Whatsapp…”.

“A muchos de ustedes no les he contestado al teléfono o al Whatsapp porque nos ha sido imposible contestar a todos.  La gente se ha volcado, desde Suiza, Estados Unidos, Lima… Cantidad de lugares apoyando, y tengo que decirles que hay donativos desde cinco soles y de muchos más soles”.

“No importa la cantidad. Lo que importa es que hace un rato había más de 700 000 soles. Calculo que en estos momentos hay mínimo 750 000 soles, pedíamos unos 400 000 para comprar la planta en Lima, así que con eso estamos viendo si traer una planta de más capacidad, medicinas, lo que haga falta”.

“Admirado y agradecido… (se quiebra su voz…) Disculpen, gracias a toda la gente que se ha volcado de diferentes lugares del mundo, también en Iquitos, gente que ni siquiera tiene cuenta corriente en el banco y ha llamado para traerlo en efectivo mañana incluso”.

“Algunos van a traer un sol, no importa, lo que importa es que vamos a conseguir más oxígeno y menos muertos en Iquitos. Instituciones estatales también están involucradas, la iglesia en general también, me han llamado obispos de la selva preocupados. Realmente desbordado el día de hoy”.

Estas palabras se enmarcaban dentro de una emocionada homilía donde el padre Miguel Fuertes agregaba también que “esto lo está haciendo la Iglesia porque la preocupación de Jesús fue que la gente tenga salud y vida digna, por eso dio la vida Jesús.

Y como Iglesia lo tenemos que hacer, sé que hay críticas, sé que también hay malos pastores, y críticas, lo sé, pero les puedo asegurar que la mayoría de los sacerdotes, religiosos y religiosas, y gente de la Iglesia, está preocupada por los más necesitados y vive para los demás”.

EL CUERPO MÉDICO PIDE AYUDA

La preocupación de la Iglesia de Iquitos ha ido en paralelo con las alertas que, desde los hospitales de la ciudad, ha enviado el personal sanitario denunciando públicamente la falta de medicinas y de oxígeno para poder atender la demanda de pacientes infectados por COVID-19.

Uno de estos comunicados es el que el día sábado, 2 de mayo, realizaban desde el Hospital III de EsSalud donde denuncian engaños y advierten de que si los insumos necesarios no llegan rápido la mortandad se incrementará en los próximos días.

BEATRIZ GARCÍA BLASCO