La importancia de las camas UCI en la pelea entre la vida y la muerte

La región Ucayali registra más de 480 posibles fallecimientos a causa del COVID-19 y los sistemas de salud de la región están en jaque, pero son los médicos intensivistas quienes libran una dura batalla por la vida de sus pacientes en las Unidades de Cuidados Intensivos (UCI). Hasta el cierre de esta nota, son16 los casos en situación crítica conectados a ventiladores mecánicos para sobrevivir y 128 hospitalizados.

Tanto los médicos como las autoridades han reconocido el colapso del Hospital Amazónico, uno de los nosocomios con más pacientes infectados por este virus, así como el Hospital Regional, estos establecimientos de salud son de mayor importancia para casos de COVID-19. El director de la DIRESA, indicó que están mejorando los hospitales para tener más camas UCI y ventiladores. Pero,¿es solamente la falta de camas UCI la causa del problema del colapso del sistema?

Para conocer la situación de las áreas de cuidados intensivos en la lucha contra la pandemia en la región, Diario ÍMPETU conversó con el médico intensivista Edilberto Núñez Campos de EsSalud-Ucayali, quien aseguró que el gobierno regional pecó de “exceso de confianza” al afirmar que los hospitales estaban bien equipados para atender a los pacientes graves de COVID-19, olvidando la necesidad de ventiladores mecánicos y el recurso humano especializado para atender en las UCI.

Cabe informar que, en todo hospital, la unidad de cuidados intensivos es el área donde ingresan los enfermos de mayor gravedad y que requieren una vigilancia y una atención continua y específica. ahora estas salas están muy tensionadas, con su capacidad habitual multiplicada hasta por cuatro y con profesionales exhaustos ante una pandemia que no cesa.

La importancia de la terapia intensiva es central si tenemos en cuenta que este es el espacio en el cual los pacientes más delicados deben ser atendidos por profesionales de la salud. En la región, los médicos, técnicos y enfermeros son los que cumplen esta labor, por falta de profesionales especializados en este ámbito, de manera constante a fin de evitar cualquier tipo de cambio abrupto en el estado del enfermo.

¿Cómo encontró la pandemia las Unidades de Cuidados Intensivos en la región? 
“Mal, como toda la salud pública de la región. No tenemos la suficiente cantidad de camas en las Unidades de Cuidados Intensivos (UCI), no tenemos equipos médicos y faltan profesionales altamente calificados. Algunas UCI tienen años y sus equipos han sido renovados pocas veces” respondió vía telefónica el epidemiólogo Cayo Leveau.

Agregando que “se ha reportado también la falta de camas y ventiladores mecánicos para atender a los pacientes con el virus. A la fecha contamos con alrededor de 80 camas de hospitalización, 10 camas de cuidados intermedios y 5 camas UCI aproximadamente y 18 ventiladores mecánicos. Esas son las estadísticas que manejamos ahora, pero también hay que tener en cuenta de que el porcentaje de ocupación de camas en UCI es bien alto. El 90% de las camas está ocupado. La pandemia de COVID-19 nos encontró con las camas UCI en mal estado. Entonces, sólo disponemos de un 10% para estos pacientes”.

Para concluir, el médico epidemiólogo señaló queesta enfermedad va a marcar un antes y un después en todo. Primero, es una enfermedad que no hemos visto antes, recién la estamos conociendo bien para enfrentarla. Recién estamos viendo cómo va la evolución. Se ha generado mucho temor por la alta transmisibilidad del virus que la causa.

Se ha dicho ahora que el éxito o fracaso de un país frente a la tasa de mortalidad por COVID-19 se decidirá en la disponibilidad de especialistas en las unidades de cuidados intensivos con ventiladores mecánicos, esos equipos altamente necesarios cuando un paciente en estado crítico pierde la capacidad de respirar por sus propios medios.

En donde nuestra región escasea de estos equipos, a causa de ello, la alta tasa de muertes que hay semanalmente, porque muchos de los fallecidos por Covid es a causa de la falta de oxígeno. Nos hace falta todo, comenzando de médicos intensivistas, ventiladores, camas UCI. Esta pandemia nos ha demostrado una vez más que nuestro sistema de salud es deficiente.
GABRIELA SÁNCHEZ