Paciente se recupera del Covid-19 con nuevo tratamiento

Ante la pandemia del Covid-19, expertos de todo el mundo están usando las técnicas más avanzadas para encontrar una cura contra la nueva enfermedad. Hay, sin embargo, un grupo que le apuesta a una técnica que existe desde hace más de un siglo. Se trata de la terapia con plasma convaleciente, que está siendo utilizando por un grupo de médicos para brindarles una esperanza a las personas que corren el riesgo de morir a causa del virus.

En Ucayali ya lo han comenzado a utilizar, el doctor Richard Mathews, quien presta sus servicios en EsSalud, logró recuperar rápidamente a un paciente con Covid-19 en alto riesgo, con este nuevo tratamiento. Diario ÍMPETU conversó vía telefónica con el doctor Mathews para que nos profundice mejor en que consiste este nuevo método, que le devuelve las esperanzas a muchos pacientes con Covid-19.

¿Cómo funciona?

“Cuando una persona tiene una infección, su organismo reacciona creando anticuerpos para defenderse. Una vez la persona se recupera, esos anticuerpos quedan almacenados en el plasma durante semanas o años. Esta terapia se basa en que el enfermo reciba los anticuerpos que ya vencieron al virus en otra persona. También se llama terapia de anticuerpos pasiva, porque en vez de esperar a que el organismo cree sus propios anticuerpos, como ocurre con las vacunas, aquí se trata de irrigar su sangre con un plasma que ya los tiene”.

¿Cómo se obtiene?

“La técnica para obtener el plasma es llamada aféresis, consiste en separar los componentes de la sangre. Para ello se necesita la donación voluntaria de pacientes que se hayan recuperado de COVID-19, pero que cumplan con ciertos requisitos, como haber superado el virus al menos 14 días antes, no tener síntomas y poseer un buen nivel de anticuerpos.

¿De dónde surge el interés en el plasma convaleciente para COVID-19?

Algunos dicen que esta terapia jugó un rol fundamental en la época en que no contábamos con medicamentos efectivos para la mayoría de las enfermedades. Como hoy estamos precisamente en esa situación frente al COVID-19, ha resurgido el interés por utilizarla. Pero si contáramos hoy con una vacuna eficiente, probablemente la opción de utilizar plasma convaleciente no sería considerada, porque hay dificultades prácticas para su obtención y su disponibilidad es limitada”.

¿Por qué intentarlo ahora?

“Es lamentable observar que la capacidad hospitalaria ya fue rebasada en Ucayali y en otras regiones. Para estas zonas, y por la emergencia actual, propongo usar la terapia de plasma convaleciente de inmediato, previa aprobación de los lineamientos básicos y autorización del comité de ética médica. En esta situación límite, el tratamiento podría marcar la diferencia para muchos, hoy en día todo cuenta”.

¿Ya puede ser la cura para el Coronavirus?

“La evidencia disponible para decidir qué rol asignar al plasma convaleciente en el tratamiento de COVID-19 es de muy baja certeza. Esto significa que no se puede afirmar si es efectivo o no. Ahora bien, la sola evidencia nunca es suficiente para tomar decisiones. En este caso, el balance entre los pros y los contras de este tratamiento no está bien informado, ni es definitivo, por lo que es probable que exista variabilidad en las recomendaciones que entreguen distintas sociedades científicas”.

Primer paciente recuperado del Covid-19

Se trata de Thiany Paredes, quien es la primera paciente en recibir este tratamiento en el hospital de EsSalud, y hasta el cierre de esta nota, lleva 18 horas de administrado el tratamiento de plasma sensibilizado y ya no presenta malestares respiratorios, como la paciente lo denomina “un milagro”.

“Gracias a Dios me siento mucho mejor, puedo respirar sin mucha dificultad, más tranquila, siento el pecho más aliviado y ya casi no tengo dolores en la espalda, casi nada toso, hasta tengo muchas ganas de caminar. En una escala del uno al diez, tengo ocho puntos de recuperación en dieciocho horas de aplicado el plasma” declaró Paredes.

Asimismo, dio a conocer que un día antes que le aplicaran el tratamiento, le faltaba el oxígeno más de 15 litros por minuto, que al día consumía 4 balones de oxígeno, además que estaba conectada a un tanque de oxígeno. Y luego de haber sido tratada con el plasma, en 18 horas solo consumió 1 balón de oxígeno, más tarde ya no le hizo falta de este aparato, quien hoy se encuentra recuperada de este temible virus.


Una nueva esperanza

Después de la gran acogida de la Ivermectina en médicos y en la población en general, hoy una nueva esperanza renace con este tratamiento, en diferentes países ya lo han utilizado y su eficacia cada vez se toma con más fuerza, ya hay un paciente recuperado, y se espera que haya más pacientes recuperados en lo que va de la pandemia por el coronavirus.

GABRIELA SÁNCHEZ