Problemas del uso de la mascarilla en Ucayali

Respirar una y otra vez el aire exhalado con el uso prologado de las mascarillas o cubre boca se convierte en dióxido de carbono produciendo hipoxia, lo que provoca mareos en la persona e incluso intoxica mucho más cuando se realizan acciones de desplazamiento.

En los ucayalinos que salen a cobrar sus bonos o compras en las farmacias se ha podido comprobar que el uso prolongado de la mascarilla está provocando malestar, pérdida de reflejos y de pensamientos conscientes. También el gran cansancio es muestra de ello.

Además, la carencia de aire produce descomposición de la glucosa y la subida peligra del ácido láctico. El peligro aumenta cuando la persona está conduciendo, porque el aire viciado puede hacer perder por momentos el conocimiento al conductor del vehículo.

Los trabajadores que atienden 8 horas al público se están intoxicando sin saberlo, así que lo recomendable para todos es que, sólo se utilice si se tiene a alguien enfrente o muy cercano y cambiar las mascarillas si es posible cada 4 horas o desinfectarlo cada 10 minutos.
PABLO SALAS