Malos hábitos que tienes y que debilitan tu sistema inmunológico

Muy allá de las pautas básicas recomendadas por el Gobierno para no expandir el virus y reducir el caso de infectados, hay cosas que podemos hacer desde casa para reforzar el sistema inmunológico y ayudar a reducir las probabilidades de contagiarnos.

Aparte de no salir de casa, evitar el contacto con otros seres y lavarte las manos a menudo, puedes evitar infectarte por coronavirus si te alimentas de forma inteligente y destierras una serie de hábitos, como los siguientes:

1) Fumar

Como es evidente, los fumadores tienen un mayor riesgo de contraer enfermedades respiratorias y no solo eso, sino que la capacidad de recuperación es mucho más lenta. El fumador pasivo también se ve expuesto a estas limitaciones.

2) Beber demasiado alcohol

Una copita de vino o cerveza de vez en cuando puede ser una forma saludable de llevar mejor el confinamiento, pero un consumo excesivo de alcohol, incluso a corto plazo, puede alterar tu sistema inmunológico.

Beber en exceso es consumir ocho o más bebidas por semana para las mujeres y 15 o más para los hombres. Si sobrepasas estas cantidades deberías tomar medidas ya o buscar ayuda profesional si crees que tienes un problema con el alcohol.

3) Consumir demasiada sal y azúcar

Un estudio del Hospital Universitario de Bonn ha concluido que consumir demasiada sal puede conducir a tener deficiencias inmunes

Lo mismo ocurre con el exceso de azúcar: numerosos estudios lo han demostrado y la Organización Mundial de la Salud también ha dado la voz de alarma, dictando que solo debemos tomar hasta 12 cucharaditas al día, justo la cantidad que contiene un refresco común. No tienes por qué evitar estos dos condimentos por completo, pero sí vigilar las porciones. Cuantas menos añadas de ambas a los alimentos, mejor.

4) Estar demasiado estresado

En estos momentos es fundamental controlar la ansiedad y el estrés que produce la incertidumbre. El efecto del estrés en la salud es uno de los indicadores que más influye en el sistema inmune y en el estilo de vida. Las personas que viven estresadas sufren con más gravedad las infecciones virales, tardan más en curar y reaccionan peor a las vacunas.

5) No comer suficientes verduras verdes

Las verduras verdes pueden ser particularmente útiles para la reforzar nuestro sistema inmunológico, ya que proporcionan nutrientes clave y vitaminas A y C, además de ácido fólico. También contienen compuestos bioactivos que liberan una señal química que optimiza la inmunidad en el intestino.

Así que ya sabes, más col rizada, espinacas, lechuga, brócoli y repollo. Deberíamos comer al menos tres tazas por semana, ya sea cruda o cocinada.

6) Beber demasiado café y té

Aunque se ha demostrado que el café y el té son buenos para la salud, dejan de serlo cuando los tomamos en cantidades desproporcionadas, pues consumir demasiada cafeína puede interferir con el sueño, y ese resultado puede aumentar la inflamación y comprometer nuestro sistema inmune.

Lo mejor es eliminar las bebidas con cafeína prefabricadas, como las bebidas energéticas, pues contienen azúcar y/o edulcorantes artificiales que no nos hacen bien. Deberemos asimismo dejar de consumir café o té al menos seis horas antes de acostarnos.