El gerente general del Consorcio Industrial de Carnes Ucayali (COINCAR) y administrador del camal municipal, Héctor Valer Pinto felicitó el accionar del Ministerio Público y de la Policía Nacional del Perú, por desalojar a los trabajadores que habían tomado las instalaciones. “Se impuso la ley, y se pudo desalojar a la gente de mal vivir que junto a algunos trabajadores del antiguo camal municipal, ingresaron a las instalaciones, ignorando que nadie puede ingresar a una propiedad pública o privada sin permiso de la administración”, dijo.

El administrador señaló que los trabajadores ingresaron el 2 de diciembre, para ello treparon las paredes, escalaron las puertas metálicas, ejerciendo violencia física y psicológica contra la vigilancia privada de seguridad. “Pernoctaron la noche en colchones de la empresa que estaban a buen recaudo, en su estadía forzaron los candados, rompieron las cerraduras de las oficinas y depósito, forzaron las puertas del camión, se desaparecieron herramientas de trabajo: más de 60 cuchillos, 120 ganchos de acero de benefi cio de ganado.”

“Se llevaron piezas de bienes de mucho valor: entre ellos lentes del microscopio, un tecle, un equipo fumigador, cortadores de césped, malograron el arrancador del camión, estropearon los frenos de aire y el sistema de frío, malograron los equipos de las balanzas electrónicas, sustrajeron el contador electrónico de potabilización de agua, se llevaron los fi ltros del agua potable etc”, denunció como presuntos estragos ocasionados por la toma. Informó que por el momento no pueden valorar el monto económico perdido ocasionado por “el vandalismo causado por estos facinerosos contra nuestra empresa”.

Culpó de esto a los integrantes del denominado Sindicato del Camal Municipal, aunque precisó que el camal no tiene sindicato. “Los mal llamados miembros del apócrifo Sindicato del Camal Municipal dirigido por Julio Barbarán Almeida junto a otros de mal vivir que no fueron identificados, ingresaron al camal con el propósito de llevarse algunas herramientas de trabajo posiblemente para los ‘camalillos’ donde vienen trabajando”, acusó. Refirió que estos trabajadores serán denunciados por tomar el camal ilegalmente y causar pérdidas a la empresa. Precisó que estos trabajadores del antiguo camal municipal de Pucallpa nada tienen que ver con los trabajadores que laboraron en el marco de contratos civiles, “cuyos contratos fi rmados por ellos, obran en nuestro poder”.

Comentarios