Una lamentable situación atraviesa el personal de puesto de salud de Micaela Bastidas, en Callería, ya que no cuenta con el servicio de agua potable para atender a los pacientes y el lavado del instrumental y equipos.

El jefe del puesto de salud, Carlos Mozombite Guerra, informó a Ímpetu que desde el mes de septiembre del 2017 no cuentan con el servicio de agua y, según la explicación que le dieron en Emapacopsa, es porque el tanque de agua está averiado y no tiene fecha de solución.

Presentó su reclamo en el mes de diciembre y le dijeron que se irían a verifi car en el transcurso de dos días, pero hasta el momento ningún funcionario se apersonó.

El problema de la falta de agua no solo viene perjudicando al establecimiento de salud sino a todo el vecindario del asentamiento humano Micaela Bastidas. El jefe de salud indicó que tienen que comprar agua ya que la cisterna pasa cada cuatro días.

Comentarios