Arcecio Flores Pérez, un jubilado del magisterio de 72 años de edad, fue desalojado de su casa, en la manzana H lote 11 de la urbanización Fonavi, en Yarinacocha, por haber garantizado un crédito a un compadre, quien no estuvo en condiciones de pagar una deuda de alrededor de 75 mil soles a Scotiabank, entidad que judicializó el débito y remató la vivienda a 13 mil dólares, una propiedad que, según Flores, debe estar valorada en cerca de 60 mil dólares.

Tanto el profesor retirado como el titular del préstamo, Jerónimo Santos Flores, sospechan de irregularidades durante el proceso judicial que se inició el 2009, pues nunca, según afirman, nunca fueron notificados de las resoluciones que emitiera el Juzgado Civil de Yarinacocha, ni otros requisitos legales, como el haberse publicado el remate, entre otros detalles. Tanto Flores Pérez como Santos Flores dijeron que apelarán por incumplimiento del debido proceso del juicio que venían sosteniendo con la entidad bancaria.

Sin embargo, antes procuraron llegar a un arreglo con la nueva propietaria, Sofí a Huamaní García, para comprarle el lote agregándole los intereses del caso, pero la adjudicataria, a través de un abogado, les mandó decir que por el momento no estaba interesada en vender la propiedad.

Comentarios