El Consejo Municipal de Coronel Portillo, anuló el contrato de administración temporal del Camal Municipal de Pucallpa, que fue suscrito por el alcalde Antonio Marino Panduro y el Consorcio Industrial de Carnes (COINCARUcayali). El contrato N° 00l-20017-MPCP, fue suscrito en febrero del 2017 y estuvo operando hasta junio del 2017, fecha en que los comerciantes decidieron no sacrificar en las instalaciones hasta hoy. La municipalidad anunció que recuperará sus instalaciones.

El regidor Francisco Hidalgo Díaz, presidente de la Comisión de Servicios Públicos, informó que esta decisión fue tomada por mayoría en sesión ordinaria. Fundamentándose en las observaciones hechas por el Órgano de Control Interno (OCI). “Nos hemos centrado en la observación que hizo el OCI, porque no se cumplieron algunos puntos específicos para realizar la concesión del camal; bajo esa observación se decidió declarar nulo al contrato con COINCAR”, refi rió el regidor. Señaló que el tema legal para esta decisión duró algún tiempo. En los próximos días Asesoría Legal notifi cará al representante legal de COINCAR, dándole a conocer la decisión que tomó el concejo municipal. Resaltó que en el pleno de regidores autorizaron al alcalde la concesión del camal pero hay puntos observados.

Añadió que las clausulas y el procedimiento del contrato es de responsabilidad del alcalde, ellos solo autorizaron. Enfatizó que el concejo edil tiene toda la potestad de anular ese contrato, “porque nosotros hemos autorizado al alcalde, sumado a los informes del OCI y de las visitas infructuosas”. Finalmente dijo que COINCAR no cumplió con el contrato y no levantó todas las observaciones hechas al camal.

“vamos a notificar y recuperar el camal” HAREMOS RESPETAR EL CONTRATO En diálogo con Ímpetu, Héctor Valer Pinto, presidente del consejo directivo nacional de COINCAR refirió: “(El Consejo Municipal) está prevaricando porque no le compete evaluar un contrato ya suscrito, toda vez de que tiene categoría de ley.

El contrato cuenta con los poderes que el concejo le facultó al alcalde, y tiene su propio procedimiento civil y administrativo para ser revisado o interponerse las acciones correspondientes”. “Siendo así las cosas, el acuerdo del concejo municipal deviene en una norma ‘nulo ipso jure’.

Esta decisión es una falacia inventada por el regidor que no conoce de leyes, ni conoce el proceso que se ha seguido para levantar las observaciones”, refirió. Valer Pinto, aclaró que COINCAR cumplió con levantar las observaciones interpuestas por el Servicio Nacional de Sanidad Agraria (SENASA). Dijo que la empresa hará respetar en contrato suscrito, ya que está amparado por el procedimiento internacional de los contratos alianza Público- Privada. El tema de las penalidades se verá más adelante.

Comentarios