En Ucayali seis de cada diez niños tienen anemia. Es el indicador que precisa la última Encuesta Demográfi ca y de Salud Familiar ENDES. Es decir el 51.9% de la población sufre de este síndrome que se caracteriza por la disminución anormal del tamaño de los glóbulos rojos que contiene la sangre o de su nivel de hemoglobina. Tanja Musac Rivadeneyra, directora de Promoción de la Salud de la DIRESA Ucayali, indicó que hay muchos tipos de anemia, las hay leves y de corta duración.

Sin embargo, la afección puede llegar a ser grave si permanece sin tratamiento durante mucho tiempo. La buena noticia es que frecuentemente la anemia se puede prevenir y corregir fácilmente ingiriendo la cantidad suficiente de hierro. Los dos primeros años de vida es el periodo principal, es período clave para el desarrollo de la anemia, es así que la alimentación que ha tenido el niño hasta ese momento es clave para desarrollar anemia o no.

“Desde la gestación se debe controlar la alimentación de la madre, debe promoverse el consumo de vísceras rojas, como el hígado y riñón para no afectar al bebé”, además de las papillas debe de consumir sangrecita de pollo o de cuy, debido a que la anemia podría afectar la evolución intelectual y crecimiento físico del niño en gestación. Un niño con anemia, siempre está cansado, se fatiga, tiene dolor de cabeza, palidez y sufre por falta de concentración y memoria, es decir no rinde en la escuela.

Por lo tanto, recomienda que las mamás trabajen más en la alimentación y en el cuidado de sus hijos, no dejarlos en el suelo comiendo tierra o dándole comidas chatarra. Finalmente recomendó a las familias pucallpinas que tengan más cuidado con sus hijos, de lo contrario deberían planificar su familiar y evitar tener más hijos, porque todos somos responsables de tener relaciones sexuales seguras y de traer bebés saludables, expresó.

Comentarios