Abandonan ataúd fuera de funeraria

Sobre la parrilla de un motocarro yacía el ataúd con el cadáver de un hombre de 72 años.  Los vecinos llamaron alarmados porque pasaban los minutos y no se lo llevaban, literalmente estaba abandonado a las afueras de una conocida funeraria en el distrito de Yarinacocha.

El anciano pereció en la puerta del Hospital Regional de Pucallpa y  la viuda contrató los servicios de una empresa funeraria.

Según el acta de defunción que tuvo acceso nuestro reportero, indica que murió a consecuencia de COVID-19.  El personal de salud le practicó el protocolo COVID-19, su cuerpo fue embalado y colocado en un ataúd, la pareja del occiso dijo que iba a conseguir más de 2 mil soles, para asumir el pago del sepelio, sin embargo no retornó para cancelar.

Según los trabajadores de la funérea Sarita Colonia, ubicado a escasos metros de la puerta de emergencia del Hospital Amazónico de Yarinacocha,  la señora que solicitó el servicio no respondía las llamadas y los habría bloqueado los mensajes por WhatsApp.

Los trabajadores de la empresa funeraria comunicaron lo ocurrido a la policía del sector quienes llegaron para realizar una constatación del hecho, finalmente la funeraria, al cabo de unas horas decidió  enterrar los restos mortales en ausencia de sus familiares. 

Los vecinos comentaron que se ha hecho tan común en estos días ver los ataúdes siendo trasladados como cualquier paquete en las parrillas de mototaxis. Recomendaron a las autoridades sanitarias considerar un mejor trato a los cuerpos, ya que ver estos actos solo provocan tristeza y depresión en las personas que se encuentran confinadas en sus viviendas, acatando la cuarentena.

CEYMO RENGIFO