Dos más

Al parecer todas las medidas implementadas por el gobierno no están dando los resultados proyectados y los martillazos siguen siendo casi en vano debido a que la curva no se aplana respecto a los contagios del coronavirus.

Era por ello muy obvio que la cuarentena no iba a ser levantada porque ello sería muy riesgoso no sólo para la salud pública sino también para la inversión hecha por el gobierno, sería como darle rienda suelta a los contagios y todo el esfuerzo de estos 54 días se irían al tacho y es por ello que en Consejo de Ministros se haya decidido optar mejor por extender la medida por otras dos semanas más.

No obstante ello, observamos al presidente un poco más optimista que en sus últimas dos apariciones en donde se le pudo observar un poco más decaído moralmente debido a que las cifras no eran lo que se esperaban con tanto esfuerzo económico invertido en contrarrestar el avance numérico de la pandemia.

Ayer se le vio un tanto más auténtico, creía en lo que estaba diciendo en su mensaje, tanto más que al inicio de todo esto en marzo 16 cuando se comenzaron a implementar estrategias para intentar frenar las cifras de contagios.

Tanto así que no fue tan chocante al anunciar dos semanas más de prórroga  de la medida de inmovilización social obligatoria, ya que su convicción fue tan sincera que se sintió hasta cuando recordó que mañana es el Día de las Madres y se le resquebrajó la voz al recordar a la suya, que fue la parte más dramática de su mensaje.

Quizás la cercanía de la fecha le dio un poco más de ánimo de seguir tercamente en la lucha frontal contra este virus que se resiste a restar su rastro de muerte y dolor sacando provecho de la falta de responsabilidad que de haber existido al menos un 50% de ello no habríamos pasado ni los 30 días de cuarentena y hoy sería innecesaria cualquier prórroga.

Esperemos a ver que acontece hasta el día 24 de mayo, que es la fecha en que se termine con esta medida y empecemos a depender de nosotros mismos.

A MI MANERA