¿Vacancia de cuarentena?

El Jurado Nacional de Elecciones emitió la Resolución 147-2020-JNE en la que dispone devolver los actuados al Consejo Provincial de Atalaya a fin que convoque a sesión extraordinaria de Consejo y vuelva a emitir pronunciamiento sobre pedido de vacancia del alcalde y dos regidoras.

Los hechos comenzaron el 20 se setiembre de 2019, cuando Orlando Arimuya Díaz solicitó la vacancia del alcalde Adelmo Segundo Guerrero Enciso por ausentarse más de 30 días de la jurisdicción y de las regidoras Laydi Luz García Rengifo y Alicia Martínez Neyra.

Sobre el pedido; el Consejo Provincial de Atalaya se pronunció mediante los Acuerdos 31-2019-MPA, 32-2019-MPA y 33-2019-MPA del 28 de octubre de 2019, rechazando lo solicitado por Arimuya; quien, el 18 de noviembre de 2019 interpuso un recurso de reconsideración.

Este recurso, al que Arimuya adjuntó nueva documentación según la resolución del JNE, fue rechazado mediante los Acuerdos de Consejo 36-2019-MPA, 37-2019-MPA y 38-20219-MPA de fecha 18 de diciembre de 2019, por lo que el 18 de enero de 2020, nuevamente el vacante apeló.

Esta vez, el recurso fue presentado ante el JNE; quien tomó la decisión de devolver los actuados a Atalaya “a fin de que convoque a sesión extraordinaria de concejo y vuelva a emitir pronunciamiento sobre el pedido de vacancia materia de autos”, el pasado 29 de abril.

Además, señala que la decisión debe tomarse “De acuerdo con lo dispuesto en la parte considerativa de la presente resolución (147-2020-JNE), bajo apercibimiento, en caso de incumplimiento, de valorar la conducta procesal de las partes al momento de resolver”.

Consultado respecto a esto último, el abogado Fernando Ángeles, señaló “El tema es muy serio y muy delicado porque el Jurado está diciendo que no se cumplió con el debido proceso (…) se ha debido investigar de oficio, han debido recabar las constancias, los pedidos de licencia, etc…”

Agregó “O sea, ellos han votado a rajatabla sin ningún medio probatorio. No se puede hacer eso. Cuando uno hace un voto debe ser debidamente documentado. Ellos (los regidores) han debido de pedir toda la información y en base a esa información emitir un voto”

Respecto a si es que un voto de la manera como se presenta, sin el debido sustento podría acarrear implicancias legales para los regidores, el letrado señaló “El voto es individual y fundamentado, cada uno es responsable civil y penalmente por los votos que emite”.

Sobre si podrían los regidores haber incurrido en delito, Ángeles declaró “Omisión de deberes funcionales, se llama el delito; por no haber verificado si el señor tenía o no permiso para salir de la localidad y a pesar de ello, sin verificar, han votado en contra del pedido de vacancia”.

LA RESOLUCIÓN

El documento del JNE firmado por los vocales supremos Arce Córdova, Chávarry Correa y Rodríguez Vélez, de 32 puntos de extensión, hace algunas revelaciones más que interesantes y poco conocidas hasta la fecha. Dos de las cuales son bastante preocupantes.

La primera de ellas está el punto 14  de la resolución, en la que se advierte de una contradicción al señalar “El alcalde presentó actas de sesiones de concejo, ordinarias y extraordinarias, en las que habría participado. Un estudio aislado de estos documentos conllevaría concluir que el alcalde no habría estado fuera”.

Pero, enfatiza “No es menos cierto que también implicaría evaluar una aparente contradicción entre la emisión de las resoluciones de alcaldía con las que encarga su despacho y los actos de dirección de sesiones de concejo que este habría realizado”.

En pocas palabras, si participó de esas supuestas sesiones de Consejo ¿Por qué encargó la alcaldía? Y en su defecto; si no participó de esas sesiones de Consejo ¿Cómo figura en actas que sí?, el JNE ha remitido copias de la presente resolución al Ministerio Público.

Además, en el punto 17 de la resolución se señala que “…El alcalde de la comuna habría dejado, en modo de encargatura, el despacho de alcaldía durante cuatro meses consecutivos, de mayo a agosto de 2019 a miembros de su concejo”.

Suma “Al respecto, si bien la mencionada autoridad municipal señala que existe un error material en la consignación del periodo de encargatura en la Resolución de Alcaldía Nº 152-2019-MPA/A y Resolución de Alcaldía Nº 188-2019-MPA/A, lo cierto es que en autos no obra resolución que acredite la corrección del mencionado error material”

Nuevamente, si se trató de un error ¿Por qué no figura la corrección del mismo con una siguiente Resolución de Alcaldía? Y si no se trató de un error y efectivamente encargó durante cuatro meses la alcaldía como advierte el JNE ¿A dónde fue el alcalde Guerrero?

SILENCIO

Desde Diario Ímpetu buscamos establecer comunicación telefónica directa con el alcalde Guerrero Enciso y mediante su círculo más cercano sin obtener respuesta alguna. El silencio del burgomaestre seguramente se romperá durante la sesión extraordinaria que está solicitando el JNE que debe realizarse en un plazo no mayor a 15 días luego de notificada la Resolución.

Fernando González Polar