Identifica a tu familia en el imperio romano

Ante la intempestiva situación de la llegada de esta pandemia, nos damos cuenta lo poco preparado que estuvo la mayor parte de nuestra sociedad, ya que, no todos cuentan con la misma fortaleza, tanto en lo psicológico como en lo económico, sin embargo, lo que es un hecho indudable es que cada uno de nosotros saldrá a su manera, de este menudo virus. Teniendo en cuenta que, la esperanza es el ferviente sentimiento que ha provocado milagros en la humanidad a lo largo de su historia, razón por la cual jamás debemos perderla, manteniendo una cuota de ésta, en nuestros corazones. Con estas palabras deseo comenzar mi columna el día de hoy, para que de alguna forma pueda entretenerlos con la siguiente lectura.

A lo largo de la historia románica (auge y caída) existieron más de quince emperadores, en esta oportunidad escogí a los tres soberanos con mayor notoriedad en la historia de roma, para aprender –entre otras cosas- un poco más de sus caracteres al desenvolverse en una dinastía altamente competitiva y arriesgada para la vida de cada emperador. Les prometo un largo entretenimiento enriquecido en historia, ya que, éste ejercicio lo hemos realizado con mi familia, a través de un documental, durante la cuarta semana de la cuarentena y debido a que se extendió el confinamiento hasta el día 24 de mayo, yo deseo compartir con ustedes, un pasatiempo que he aplicado para distraer la mente de una manera cultural y que su vez aporte a nuestros conocimientos.

A continuación les presento al popular y temido Calígula; Julio Cesar, el instruido e intrépido y el gran desaplicado Cómodo. El juego es tan sencillo como leer alguna y que otra manía, comportamiento o conducta, y asociarlo con algún familiar; no necesariamente todos los actos del emperador tienen que ser iguales al de la otra persona.

Calígula: Fue el tercer emperador romano de la dinastía Julio-Claudia; llego a obtener tal poder por ser hijo de Germánico: uno de los más grandes generales de la historia romana, desde muy niño Calígula acompaño a su padre en sus expediciones militares aprendiendo sobre todas las estrategias de un combatiente que va siempre por la victoria. Es recordado por imponer un estado autoritario y la divinización del mismo; ya que, quiso ser recordado como un dios, razón que lo llevo a quemar todos los documentos del anterior emperador, con esto consiguió la amnistía con determinados delitos, decidió nombrar “príncipe de la juventud” a Tiberio Gemelo, quien compartiría la corona junto a él. Fue muy considerado y amado por el pueblo, sin embargo, todo ello terminó ocho meses después cuando el emperador cayó enfermo debido a los excesos a los que se sometía. Su carácter se endureció, volviéndose arisco y autoritario, como si le dominase una locura furiosa. A esta altura de su vida ya mostraba escaso apego al trabajo, esto lo conllevó a decidirse por una de las primeras medidas que tomó en esta segunda etapa de su reinado, y fue ser cruel, actuar sin piedad ante su familia, el senado y el pueblo. Mantuvo relaciones incestuosas con sus hermanas, de hecho, llegó a enamorarse de una de ellas, Drusila. También mantuvo relaciones homosexuales con Lépido y Nestor. Trató de quemar obras literarias como las de Virgilio y Tito Livio, destacando también las obras sobre jurisprudencia, aduciendo que la única ley existente era su voluntad.

Julio César: Sobre la existencia de este emperador se sabe que fue muy bien instruido por maestros griegos, y cuando llego el momento de su llegada al poder, domino la política de la República convirtiéndose en un dictador, a pesar que, el sector más conservador del senado se enfrentó ante él. Su estrategia fue unir a dos rivales: Craso y Pompeyo, a través de, un acuerdo privado para formar un triunvirato y así oponerse a los patricios que dominaban el senado, disimulo con gran maestría sus ambiciones y muy pronto llego a ser elegido cónsul, su popularidad aumento por repartir lotes de tierra entre veteranos y parados, pero su ambición política iba más allá, y buscando la base para obtener el poder absoluto, extendió su consulado por cinco años más. Su rival más peligroso era Pompeyo, a pesar que, su esposa era la hija de Julio César, pero después de la muerte de Julia, César inicio una guerra civil de tres años en la que resultó victorioso: conquistó primero Roma e Italia; luego invadió Hispania; y finalmente se dirigió a Oriente, en donde se había refugiado Pompeyo. Persiguiendo a éste, llegó a Egipto, en donde aprovechó para intervenir en una disputa sucesoria de la familia faraónica, tomando partido en favor de Cleopatra, llegando a ser cautivado por la intelectualidad y poder de la reina, le dio un hijo Cesarión.

Cómodo: Gobernó sus tres primeros años junto a su padre Marco Aurelio, y con el terminaría la dinastía Antonina, lo que daría su peculiar reconocimiento como “el peor emperador de la historia romana”. Tras la muerte de su padre, el cambio su carácter radicalmente, a tal punto de creerse un dios, levantando estatuas de su imagen por todo el imperio, sin duda, estas actitudes lo alejarían de la realidad y de las necesidades del pueblo, y por consiguiente, atentaría contra la estabilidad y la prosperidad. Realmente, Cómodo era un personaje para generar conspiraciones en su contra, a través de, su estilo de vida excesiva con el descanso, prácticas sexuales y excéntricos gastos innecesarios del dinero. Su gobierno desencadeno una tremenda crisis en el imperio romano, pero el aun así quería mostrar una imagen perfecta de el mismo, por consiguiente, organizo una pelea entre un Gladiador que se le fue entregado una espada sin filo y sin honor alguno murió estrangulado por otro gladiador que hizo justicia al honor de esa disciplina.

De esto se puede aprender que, podemos utilizar métodos didácticos para enriquecer nuestros conocimientos sobre la historia y otras materias. Por lo tanto, espero que te haya gustado jugar conmigo el día de hoy, y la otra semana estaré en el mismo lugar con algo valioso para ser leído.
MARGARITA O’BRIEN