Sin reactivación

Parece que ser una de las últimas regiones en tener contagiados de coronavirus no fue muy favorable para la nuestra, puesto que también seríamos de las últimas regiones en donde levantarán las medidas sanitarias y eso nos perjudica a casi todos.

Decimos casi todos, porque solo los del rubro salud son los que generan muchos más ingresos que ningún otro sector que en su mayoría, se encuentran paralizados o funcionando a medias y por ende no generan ingresos o en todo caso los ingresos necesarios.

El número de contagiados en nuestra región junto con otras regiones como Loreto, Piura, Tumbes, La Libertad, Ica, Lambayeque y dos provincias de Ancash fue el detonante para que el presidente nos deje fuera de la segunda fase de reactivación económica que hoy inicia en el resto del país, según declaró en su acostumbrado mensaje de este jueves y cuya base legal es el Decreto Supremo 101-2020-PCM publicado en el diario oficial El Peruano.

Muchos sectores de nuestra región esperaban con ansias ser parte de esta segunda fase porque son casi tres meses de inactividad y ya la mayoría no cuenta con más recursos para seguir sobreviviendo esta crisis originada por esta pandemia y lastimosamente muchos se verán obligados a desacatar las medidas del gobierno por una necesidad instintiva de supervivencia.

Ya no es momento de buscar culpables, irresponsables o como quiera llamarse a quienes favorecieron esta circunstancia adversa, lo cierto es que el plazo no sea muy extenso para poder reiniciar las actividades económicas en la región, y esperamos que dicha espera sea compensada con un programa de reactivación para las Pymes que es el sector más golpeado, debido a la falta de liquidez para seguir funcionando y pagando las deudas contraídas con las entidades bancarias.