Anciano abaleado por prestamista no tiene para las pastillas

Con la rodilla destrozada y el hueso saliendo por un lado y llorando por el dolor causado por el mismo es que resultó Gustavo Fernández Villanueva (74), tras un disparo que recibiera por parte a quien lo identificó como Jhon Steven Vela Novoa, quien a dos horas de ser intervenido quedó en libertad y desde entonces las amenazas en contra del anciano han sido permanentes.

Los médicos le dijeron al anciano que los dolores son producto de que el hueso de la rodilla quedó destrozado tras el disparo que le atravesó el mismo y pese a existir esta prueba, la fiscal del caso dio libertad a los que le hicieron esto al anciano, en una falta de equilibrio en el sistema fiscal.

Debido a que no puede trabajar por su deteriorado estado de salud, no tiene ni para sus pastillas y aliviar sus males que lo aquejan a diario. Llora de dolor todo el día y sus hijos no pueden salir ni a trabajar por las represalias y porque rondan colombianos y venezolanos en las afueras de su casa.

Por esta razón es que los familiares del anciano están decepcionados de la justicia y hasta creen que solo actuarán cuando alguno de ellos resulte afectado.

TONY REATEGUI