Encrucijada Educativa

Con cierta preocupación se vienen obteniendo los resultados de la plataforma Aprendo en Casa y la problemática para que en nuestra región se pueda llegar al total de los hogares de los estudiantes cosa que resultó imposible debido a que las capacidades tecnológicas no llegan a más del 50% de la población sobre todo en las zonas rurales.

Esto quiere decir que más de la mitad de los estudiantes en etapa escolar no están teniendo acceso a esta plataforma estatal establecida a raíz de la pandemia para poder estudiar y tratar de cumplir con la currícula de manera virtual, debido no solo a la falta de infraestructura  tecnológica sino también en lo que a mobiliario  y servicios básicos se refiere.

Este problema se agudiza más debido a que no hay visos de que se realicen las clases presenciales debido a las actuales circunstancias vividas por el coronavirus y no habrá algún modo de recuperar el año para aquellos estudiantes que tuvieron estas dificultades de acceso.

Ello representa una preocupación para las autoridades regionales de educación ya que se encuentran en la encrucijada de que si el alumno pasa de año lectivo o se queda en el mismo. Lo que están esperando son las directivas del Ministerio de Educación respecto a tomar la decisión final, ya que en sectores alejados no cuentan ni con señales abiertas de radio ni televisión, mucho menos de internet lo que imposibilita mucho más el acceso a la plataforma educativa. Ello representa una falta del Estado y ya no de los educandos.

Lo que sí es resaltante es la labor de algunos docentes que hicieron lo imposible para tratar de llegar hasta sus alumnos para impartirles las clases sorteando los obstáculos tales como la distancia, la falta de energía eléctrica o mobiliario. Muchos ejemplos expuestos en las redes sociales dan cuenta de estos profesionales que tienen la vocación de la pedagogía bien internalizada y ello merece un reconocimiento de toda la sociedad.