Paralización de comercios e industrias redujo contaminación

El aislamiento social obligatorio no sólo ha frenado el avance del coronavirus, también ha permitido la reducción de la contaminación de las redes de alcantarillado por la paralización de las actividades comerciales e industriales, sostuvo el director del Organismo Técnico de la Administración de los Servicios de Saneamiento (OTASS), Oscar Pastor.

El impacto por el cierre de restaurantes, lavanderías, empresas industriales y otros usuarios no domésticos “ha sido igualmente positivo para la salud pública y el ambiente, pues ha contribuido a la disminución de aguas residuales con altos contenidos de grasas, aceites, químicos, gases tóxicos” señaló el ingeniero Óscar Pastor del OTASS.

Por su parte, la coordinadora de la Estrategia Control del OTASS, Sonia Álvarez, indicó “por lo general, las aguas residuales no domésticas son descargadas en los desagües y alcantarillas sin tratamiento previo. En la mayoría de los casos, los usuarios no domésticos no tienen la cultura de tratarlas adecuadamente para mejorar su calidad”.

Cabe informar que, en nuestro país existe la normativa de Valores Máximos Admisibles (VMA) aprobada por el Decreto Supremo N° 010-2019-VIVIENDA, que regula y controla la cantidad de sustancias nocivas y contaminantes de las aguas residuales, provenientes de las actividades comerciales e industriales.

Por ello, la Estrategia VMA del OTASS, implementada junto a 19 prestadoras de servicios de saneamiento, entre ellas EMAPACOPSA, desarrolla la campaña de sensibilización “Negocio Responsable”. Para cuando se reinicie las actividades comerciales e industriales, sea con mejores prácticas, que permitan la reducción de contaminantes en las alcantarillas.

GABRIELA SÁNCHEZ