Depresión y vicio lo condujo al suicidio

Vivía en medio de la soledad, en una vivienda que parecía estar abandonada en aquella que tomó la fatal decisión de autoeliminarse colgándose con un cabo delgado desde el techo de su humilde casa, un vecino quien no lo veía desde el último sábado, fue junto a su pareja a buscarlo y descubrieron el macabro hallazgo.

Tony Gabriel Soria Rodríguez de 25 años, según los vecinos de los jirones Pantanos con Cajamarca en el distrito de Callería, indican que vivía de la caridad de los vecinos quienes aseguran que primero empezó con la marihuana y después pasó a consumir otras drogas, su vicio empeoró después de la pérdida de su mamá y luego su abuelita el año pasado.

Lo consideraban como un tipo por ratos violento que vivía acompañado de su perro al que el día sábado ejecutó con sus propias manos y arrojó al frente de su vivienda lugar donde aún permanecen algunos de sus restos antes de ser sido devorado por las aves carroñeras.

El fuerte olor trascendía del cuerpo, aun así los peritos de Criminalística, personal de la DIVINCRI, Médico Legista y el fiscal iniciaron la diligencia. El especialista tras examinarlo no encontró ningún signo de violencia excepto el provocado por la soga en su cuello, por lo se descartó que se trate de un crimen.

La autoridades dispusieron que el grupo de recojo de cadáveres, desarrollen el levantamiento y posteriormente sea sepultado en el cementerio destinado para muertes con COVID-19. En un video grabado el último domingo por los mismos vecinos muestra al hoy occiso completamente desnudo caminando desorientado por la vía pública.

CEYMO RENGIFO