Viróloga acusa a China de encubrir el coronavirus: Si contaba la verdad, me iban a desaparecer

Li-Meng Yan estudió el virus en 2019 y advirtió, mucho antes que China y la OMS, que se transmitía de persona a persona. Sin embargo, no le hicieron caso. Escondida en EE. UU., teme por su vida.

Escondida, bajo amenaza de muerte y con miedo a que el Gobierno de China atente contra su familia. Así vive Li-Meng Yan, una reconocida viróloga de Hong Kong que escapó del gigante asiático en abril pasado, tras ser silenciada por “saber información que pudo salvar miles de vidas” del coronavirus (COVID-19).

En una reveladora entrevista con Fox News, publicada este 10 de julio, la experta ha contado que planeó su fuga, empacó su bolso y se escabulló de los sensores y cámaras del aeropuerto. Si la atrapaban, podrían encarcelarla o dejarla “como uno de los desaparecidos”.

Li-Meng Yan fue hostigada por el Gobierno porque, según su relato, advirtió de la letalidad de la cepa “muchísimo antes” que cualquier ente oficial.

Fue una de las primeras científicas del mundo en estudiar el virus que causa la COVID-19, a fines de diciembre de 2019, convocada por el laboratorio de referencia de la Universidad/OMS “para investigar un grupo extraño de SARS recién salido de China continental”, la región donde había crecido y completado gran parte de sus estudios.

Según dijo, la invitó el doctor Leo Poon, actual jefe de la División de Ciencias de Laboratorio de Salud Pública de la Universidad de Hong Kong y uno de los principales científicos que investiga la aparición de enfermedades virales transmitidas de animales a humanos.

grupo larepublica

Aunque el Gobierno chino “se negó a permitir que los expertos extranjeros, incluidos los de Hong Kong” realizaran las investigaciones, Yan tenía una extensa red de contactos en varias instalaciones médicas.

Esa es la razón precisa por la que —dijo a Fox News― se le permitió realizar los estudios “en un momento en que el equipo no estaban obteniendo toda la verdad del Gobierno”.

En su testimonio mencionó que uno de sus compañeros, científico del Centro para el Control y la Prevención de Enfermedades en China, le contó el 31 de diciembre que el virus se transmitía de persona a persona, es decir, “mucho antes de que el Gobierno o la OMS admitieran que tal propagación era posible”.

Li-Meng Yan informó algunos de estos primeros hallazgos a su jefe, pero “él solo asintió” y le dijo que siguiera trabajando. El 9 de enero de 2020, la OMS emitió una declaración donde negaba este tipo de transmisión.

Li-Meng Yan informó algunos de estos primeros hallazgos a su jefe, pero “él solo asintió” y le dijo que siguiera trabajando. El 9 de enero de 2020, la OMS emitió una declaración donde negaba este tipo de transmisión.

“Sabía que sucedería porque conozco la corrupción entre este tipo de organización internacional como la OMS para el Gobierno de China y el Partido Comunista…. sé cómo lo ocultaron… lo acepto, pero no quiero que esta información engañosa se extienda al mundo”, señaló.

grupo larepublica

Li-Meng Yan, ahora escondida, agregó que el Gobierno está tratando de destruir su reputación. Llegó a Estados Unidos el 27 de abril, tras volar por casi 13 horas. Funcionarios de aduana la detuvieron.

“Les rogué que no me dejen volver a China porque he venido a decir la verdad sobre la COVID-19, protéjanme. Sino me va a matar… van a matarme”.

Yan recordó que la entrevistaron durante horas, tomaron su teléfono celular como evidencia y solo entonces le permitieron continuar. Según Fox News, el FBI también tuvo injerencia en la investigación de su declaración.

La viróloga dijo que enviados del Gobierno destrozaron su departamento en Qingdao, al este de China, e interrogaron a sus padres. “Probablemente nunca volveré a verlos”, lamentó.

Este sábado, expertos de la Organización Mundial de la Salud (OMS) llegan a Pekín para preparar una misión que quiere aclarar el origen de la pandemia, que continúa ganando terreno en Estados Unidos y Brasil, donde ya dejó 70.000 muertos.

Fox News se contactó con la sede diplomática China en Estados Unidos, pero desconocieron a la especialista. “Nunca hemos oído hablar de esta persona. El Gobierno chino ha respondido rápida y efectivamente a la COVID-19 desde el principio. Todos sus esfuerzos han sido claramente documentados”, mencionaron en un comunicado.

La cadena, además, buscó respuesta sin éxito en el Ministerio de Relaciones Exteriores del país asiático y los científicos acusados por Li-Meng Yan.

(La República)