Capataz muere en su centro de trabajo

La noche del miércoles, desde la empresa Ocho Sur en el distrito de Nueva Requena, arribó el cuerpo sin vida de José Eduardo Sánchez Livasquie de 31 años, él fue internado al Instituto de Medicina Legal en el distrito de Manantay, para que le realizaran la necropsia de ley.

Su esposa fue informada de la repentina partida a través de una llamada telefónica y rompió en llanto al conocer de la trágica noticia, también le indicaron que habría sufrido una descarga eléctrica mientras lavaba su motocicleta al interior de la empresa aceitera donde trabajaba como capataz, durante tres años.

El cuerpo del padre de familia de tres hijos menores, fue retirado de la morgue, para ser conducido al domicilio de un familiar en el asentamiento humano ‘Socorrito’ para velar sus restos mortales, y hoy se tiene previsto brindarle cristiana sepultura al recordado como ‘Cajamarquino bien trabajador’.

Según versión de algunos de sus compañeros de trabajo “ese accidente laboral se había podido evitar si oportunamente realizaban el mantenimiento de la cablería ya que otros trabajadores también se electrocutaron”. Refieren haber comunicado oportunamente del peligro.  

CEYMO RENGIFO