Familia de policía municipal asesinado a golpes pide justicia

A casi una semana de que Jack Saavedra del Águila, recordado policía municipal fuera cruelmente asesinado en una gresca luego de acudir a la casa de la mamá de su pequeña hija, hoy su madre y hermano piden a las autoridades que se haga justicia condenando a los presuntos responsables, entre ellos sindican a la expareja y madre de su pequeña.

Lady Carolina Zevallos, expareja sentimental, según señala la familia de la víctima, sería una persona agresiva y le venía hostigando, amenazando y agrediendo psicológicamente desde hace mucho tiempo.

Según la familia del fallecido, Lady Zevallos no pudo más con la obsesión de querer volver con Jack y lo citó a su vivienda para entregarle a su hija, pero cuando llegó al lugar, Lady en compañía de su expareja Adherli Inuma Mozombite, su hermano y su mejor amiga Liz Margot Quispe Landa (vecina), lo habrían agredido hasta matarlo.

“En todas sus conversaciones, o sus audios que le enviaba a mi hijo era de muerte, le decía “te deseo la muerte. Nosotros tenemos videos y pruebas de que ella era tóxica con él, quería regresar con él, ellos nunca han convivido, solo se iba a la casa de ella a ver a su hija”, señaló la mamá del fallecido.

Asimismo, la angustiada madre, con lágrimas en los ojos señaló que ya a casi de una semana no saben nada del caso, la fiscalía no les comunica nada, y los implicados estarían libres, por lo que pidió que se detenga a los responsables. De no darse el hecho, acudirá hasta la ciudad de Lima para poder ser escuchada.

“Pido a las autoridades que se haga justicia, que tomen mi caso, que se haga justicia por mi hijo, lo mataron injustamente, todo por la obsesión de esa mujer, lo golpearon hasta matarlo. Ella dijo que se cayó y se murió, pero eso no es cierto porque tiene golpes, además lo encontraron con su polo roto, entonces no pudo haberse caído, es una mentira”, finalizó.

El hermano de la víctima de este penoso hecho, señaló que en la casa de la expareja de la víctima se encontraban seis personas, y que uno de ellos habría huido hasta Panaillo para no ser detenido, librando toda responsabilidad de lo que sucedió aquella fatídica madrugada.

“Hay una persona que está no habido, solo sabemos que está en Panaillo, y  hay otra persona sindicada pero no tenemos conocimiento de quien se trataría. Se sabe que eran unas seis personas quienes estaban en la casa de ella, y quienes le pegaron a mi hermano hasta matarlo”, señaló.

Finalmente, pidieron que se ubique el celular de Jack, porque contendría muchas pruebas, como mensajes, llamadas y audios que le enviaba su expareja, quien se habría quedado con el celular y otras cosas, mientras la víctima era trasladada al hospital.

SIGRIDT RODRÍGUEZ