Las cifras de trata de personas no reflejan la realidad

El 30 de julio se conmemoró el Día Mundial de la Lucha Contra la Trata de Personas, un problema que afecta a miles en el mundo, algunas pueden escapar y lograr conseguir ayuda, mientras que a otros no se los vuelve a ver nunca más.

Una de las provincias con mayor índice en casos de trata de personas en la región Ucayali es la provincia de Atalaya, situación por la que la Comisión Regional de Lucha contra la Trata de Personas ha estado realizando operativos junto con la Policía Nacional y el Ministerio Público.

Respecto a ello, Génesis Rojas Santos, subgerente general de la Juventud, Poblaciones Vulnerables y Acciones Sociales del gobierno regional, indicó al respecto que tienen un espacio muy fortalecido que es la comisión regional.

De tal manera que el pasado jueves 3 al conmemorar la fecha han conformado el equipo técnico de la Comisión Regional para impulsar las actividades para lo que resta del año y el 202. Antes, dijo, han trabajado en el enfoque preventivo y atención a la víctima, para que de forma articulada se les brinde asistencia.

Este trabajo se estaría realizando de forma conjunta con el Ministerio Público, Policía Nacional, Ministerio de la Mujer y Poblaciones Vulnerables, Defensoría del Pueblo, Sunarp, Defensoría Pública, Poder Judicial, Dirección de Trabajo, Reniec, Marina de Guerra, Ejército, Defensoría del Pueblo, Unicef, Flora Tristán y Manuela Ramos.

“Hemos tratado de hacer muchas actividades para difundir y prevenir a la población con el tema de trata de personas que es una problemática que rodea y acoge a toda la población, no solo niños, niñas y adolescentes, también mujeres y varones adultos, ya que cualquier persona puede caer en las garras del tráfico”, indicó

Asimismo, señaló que la región Ucayali cuenta con reportes y estadísticas dentro del año 2019, y también a lo largo del 2020. Sin embargo, la pandemia del coronavirus habría afectado el trabajo que vienen realizando, motivo por lo que poco se evidenció, aunque se registra un gran incremento, lamentablemente no podían efectuar el seguimiento y operativos con los que buscan frenarlos.

“Es una problemática que tenemos entre comillas con bajo reporte de casos y que estos no coinciden entre los datos de la policía nacional y la del Ministerio Público, porque yo creo que la PNP no atiende a veces los casos como trata, un caso que debería ser tipificado como tal y el Ministerio Público cambia la tipificación para que muchas veces el proceso no caiga, entonces esto hace que las estadísticas no se reflejen de manera consistente con la realidad”

Es por ello, según Génesis Rojas que desde el espacio de la Comisión Regional de Lucha contra la Trata de Personas se insiste en la instalación de un observatorio regional con el que pueda uniformizarse la estadística regional debido a que no hay un trabajo articulado porque la porque la Policía Nacional  manejaría un reporte y estadística y el Ministerio público, otro.

Además, mencionó que lo que más llama la atención en realidad es que de todos los casos reportados del año 2019 hasta la fecha no tienen una sentencia emitida porque es preocupante que nuestros operadores de justicia no estén tomando a conciencia cada uno de los casos presentados en Ucayali por lo que los casos mientras más se incrementan, los visibilizamos menos, de manera que no es consistente con la realidad.

“Cada día se incrementan más y visibilizamos menos o simplemente los desviamos a través de otros delitos y no se tipifica como trata de personas; más que no estar preparados yo creo que no hay un trabajo articulado”, reiteró.

Respecto a cómo se asiste a la víctima, la subgerente, indicó que, primero se toma la denuncia del caso de forma inmediata, y luego se procede la investigación; en el caso de menores de edad, si es no hay algún familiar son ingresados a un centro de acogida residencial, y en el caso de personas adultas se inicia el proceso de búsqueda pero muchos de estos no son encontrados.

Además, mencionó que de toda la población adolescente que tiene a su cargo en la aldea San Juan, más o menos el sesenta por ciento de estos adolescentes son por trata de personas, y las edades varían entre los 13, 14 y 15 años. 

“En el mejor de los casos de aquellos que han sido encontrados, la mayoría de estos menores se encuentran en nuestra aldea infantil San Juan, están dentro del proceso de trata, pero no se han encontrado a aquellos quienes han cometido el delito, siguen en proceso de investigación  y no tenemos los resultados deseados  hasta ahora el Poder Judicial no tiene una sentencia  que se han reportado por trata de personas en la región en los años 2019 y 2020”, indicó.

Al respecto de los casos de Atalaya, indicó que el año pasado hicieron un operativo con la Policía Nacional, la Dirección de Trabajo y la Fiscalía. Este último, se habría un “mundo” para ese acompañamiento en el operativo pero que pedían documentos de los lugares que se iban a intervenir, hecho que no se podía realizar hacer  porque sería una manera de prevenirlos.

Asimismo, señaló que, es alarmante que no se esté teniendo un buen manejo por parte de los operadores de justicia, principalmente por no ser radicales al momento de emitir sentencias o sobre todo no dar celeridad a los procesos.

Finalmente, mencionó que de toda la población adolescente que tiene a su cargo en la aldea San Juan, más o menos son el sesenta por ciento de estos adolescentes son por trata de personas, y las edades varían entre los 13, 14 y 15 años. Y que los métodos más usados son el famoso “apadrinamiento”, los padrinos se llevan a los adolescentes con el pretexto de ayudarlos y los padres nunca más vuelven a ver a sus hijos.

Por lo que recomienda a los padres, el cuidado de sus hijos y no confiar de nadie, no dejar que el padrino, o un conocido se los lleve para ofrecerles una mejor oportunidad para ellos ya que en el peor de los casos podría ser trata de personas y nunca más volverían a verlos.

SIGRIDT RODRÍGUEZ