Nada de carretera al Brasil pero el tren sí

Pensar en una lista de empresarios exitosos ligados con la Amazonía es incluir ineludiblemente a Samuel Dyer Ampudia, quien nos concedió un espacio para hablar de la interconexión con el Brasil, el mediático acuerdo de Escazú, entre otros temas, en una amena entrevista.

  • ¿Cuál es su posición frente al Acuerdo de Escazú? ¿El Congreso debe ratificarlo?

Reconozco que ese tratado persigue proteger el medio ambiente y busca un desarrollo sostenible de la Amazonía, así como luchar contra el cambio climático y lograr mejor calidad de vida para las poblaciones amazónicas. Son cosas muy nobles. Lo que pasa con el Acuerdo Escazú, leyendo las letras pequeñas, según los expertos en muchas ramas, tiene serias observaciones respecto a que el país perdería de alguna manera soberanía sobre su territorio amazónico. Por lo tanto creo que antes que se apruebe, el Congreso tiene que escuchar a estas diversas opiniones académicas, políticas, geopolíticas, etc., porque hay serios reparos. En la parte de nuestros gremios e instituciones, también la Cámara de Comercio, Industria y Turismo de Ucayali ya se pronunció y a nivel amazónico también casi todas las cámaras y  gobernaciones amazónicas, para que se tenga mucho cuidado con firmar este Acuerdo tal como está redactado. No se oponen, yo creo, sino que no convencen de que no nos están quitando soberanía nacional.

  • ¿Usted se refiere a que tiene un fin noble pero que detrás existe una vulneración tácita que podría revertirse y resultar nociva para el país?

Sí, pero principalmente lo que escucho es que tiene un aparente tema de la vulneración de la soberanía nacional y, detrás de ello, también tiene aparentemente algunas cláusulas que podrían ser aprovechadas no para fines nobles sino para exactamente lo contrario. Por ejemplo, sabemos que en la Amazonía hay muchas invasiones, hay tráfico de terrenos, plantaciones ilegales, etc. Entonces, todos estos “sectores que no son nada santos” podrían aprovecharse de estos mecanismos para crear problemas a las inversiones sanas o sea impedir inversiones que son importantes para crear muchos empleos y a la vez amigables con la naturaleza, porque son lícitas y buscan desarrollo sostenible.

  • Sobre todo, considerando un factor crítico como que, el Acuerdo de Escazú es relevante y es vinculante para la legislación peruana, o lo sería.

Claro, porque sería un tratado internacional a nivel de la Constitución del país. O sea, ni siquiera el Congreso podría fácilmente modificarlo más adelante. Es una parte peligrosa. Cualquier error que se cometa por improvisación, apresuramiento o irresponsabilidad podría tener consecuencias funestas precisamente para lo que estamos trabajando muchas instituciones gremiales grandes, pequeñas y medianas de la Amazonía para buscar un desarrollo sostenible e inclusivo que saque de la miseria, del hambre, de la pobreza a la población del 61 % de nuestro territorio nacional, que es nuestra Amazonía, y que hoy no produce ni el 4 % del PBI.

  • ¿Como hombre de emprendimientos, que le parece que la Amazonía produzca solo el 4% del PBI, qué reflexión le lleva?

Que es resultado de una crisis profunda que hemos arrastrado desde la independencia del Perú, cuya Amazonía siempre fue postrada y discriminada. La Amazonía no ha sido vista como importante, por ello el país ha vivido de espaldas a ella. También nos ha perjudicado es que, desde 1821, se han agravado los problemas que hemos tenido como país,  que estamos andando como la tortuga por la falta de democracia, de estabilidad política, económica, reglas claras y también por gran parte por la gran corrupción que imperó y gobernó el país desde 1821. Pero a la vez hay que ver hoy el lado positivo. Hay una gran oportunidad para la Amazonia hoy más que nunca, después de la pandemia, pues toda la humanidad ha reflexionado y yo creo que va a mirar con interés todo lo que sea proteger al medio ambiente, luchar contra el cambio climático y eso va alineado con lo que queremos hacer todos para elevar la calidad de vida de las familias en la Amazonía.

  • Como apasionado que es usted de la Amazonía, nos gustaría conocer su posición frente a la integración Pucallpa-Acre. Existen dos grandes proyectos que se promueven, cada uno con sus propios intereses. Tenemos una vía ferroviaria y tenemos una vía carretera. Es predecible que quienes promueven la carretera confían que caiga alguito con madera de muchísimo valor. Por otro lado, tenemos el tren que es un mecanismo de menor impacto, que se sería una oportunidad interesante.

Acá tenemos que ser principistas, tenemos que dejar los amazónicos de una vez de ser conformistas o indiferentes con lo que pasó o nos está pasando. Yo  he nacido en parte de la Amazonia de Huánuco y desde niño aprecié y amé mucho los bosques, la biodiversidad, la naturaleza y observaba mucha felicidad en la gente. Había abundancia de peces en los ríos y lagos, muchas frutas y la verdad que, en estos últimos 70 años se ha deforestado irresponsablemente muchos bosques y contaminado nuestros ríos y lagos. Sin embargo, no es el momento de llorar sobre la leche derramada sino de mirar el futuro. Hay más de 10 millones de hectáreas deforestadas en la Amazonía y Ucayali tiene el triste récord en ser la región más deforestada del Perú con más de un millón de hectáreas arrasadas.

  • Los madereros y agricultores ilegales la han destrozado?

Lamentablemente no es momento de echar la culpa a nadie. Creo que la actual generación de jóvenes están siendo conscientes de este problema y nosotros los adultos también. Entonces, todos debemos unirnos para  cambiar esa historia y, por ejemplo si miramos, lo dicen las Naciones Unidas, lamentablemente en la Amazonía las carreteras son los primeros vehículos que motivan la deforestación, porque a su ladera de 200 kilómetros se deforesta sin piedad, porque es imposible controlar la deforestación donde muchos que lo hacen por hambre y quieren sembrar algo para llevar de alimentos a sus familias pero también es verdad inocultable que en nuestro país se ha agravado  actividades ilícitas como el sembrío de coca y la minería ilegal.

  • Para poner un ejemplo claro, lo que pasó en Madre de Dios con la Interoceánica, esta se abrió y sectores como La Pampa reventaron.

Sí, porque esa carretera, encima que fue un “asalto a mano armada” al país inicialmente solo costaba 800 millones de dólares!  y hoy estamos pagando cerca de 6 000 millones de dólares! y en mi opinión no deberíamos pagar ni un centavo porque esos saqueos con licitaciones fraudulentas fueron organizados por bandas organizadas criminales con complicidad de presidentes, ministros, políticos y empresarios muy ambiciosos, corruptos y viles.. Si miramos, su resultado no ha desarrollado casi nada a favor del país y lo único que ha hecho es crear mucha deforestación y minería ilegal. Igualmente, ¡por nuestra zona de Ucayali hay cosas positivas que se han hecho con la carretera, pero si uno pasa en helicóptero se verán que 200 km a la derecha e izquierda se ha deforestado ya más de un millón de hectáreas! Entonces, si tenemos esta enseñanza, de las Naciones Unidas, el mundo moderno debe proteger sus bosques, ¿por qué nosotros irresponsablemente por tener una conexión con Cruzeiro do Sul del Estado de Acre (Brasil), vamos a permitir de construya una carretera y vamos a cruzar la Reserva Natural de Sierra Divisoria? Eso sería totalmente brutal y hasta diría una actitud criminal contra el medio ambiente. Creo no podemos permitirlo y de ninguna manera o bajo ningún pretexto. El directorio del Grupo Pro Ucayali (GPU), por unanimidad ha declarado que esa carreta no debe darse. La única manera que se pueda optar por una excepción es construir un Tren Ecológico, que se va a necesitar justamente para conectarnos con Brasil pero también a toda las regiones de nuestra Amazonia por dos razones: primero, porque permite controlar la entrada y la salida para que no se lleve carga ilegal y no se pare en medio de los bosques con el fin de deforestar lo que podría ser controlado con una ley especial de protección de la naturaleza. Y segundo, porque ya está demostrado, en el último Congreso de Empresarios Amazónicos CEA 2019, hubo una conferencia de este tema, los trenes contaminan menos, se puede controlar para que no se deforeste y es más económico en su construcción; entonces, no hay excusa para hacer una carretera, salvo que haya otros intereses subalternos..

  • Dos cosas, señor Dyer. La primera, un ejemplo claro es que tenemos sobre cómo el tren permite controlar persona y carga es el tren a Machu Picchu. No hay carretera a Machu Picchu, hay un tren que permite que solo entre un número calculado de personas a la región.

Efectivamente, no solo es bueno para cuidar el medio ambiente y que se evite la deforestación. También permite el control de personas para evitar que vengan de Brasil gente indeseable y controlar mejor el transporte de cargas ilegales entre ambos países.

  • ¿Se encuentra en contra de la integración Perú-Brasil?

Al contrario, cien por ciento a favor de la integración, y los que me conocen lo saben, sobre todo la institución que represento, el Grupo Pro Ucayali, estamos en contra de las actividades que no sean beneficiosas para la salud y la vida. Apostamos por la integración aérea de manera unánime, pero que no se permita una carretera por favor, porque ahí sí vamos a tener un problema entre posiciones pro ambientalistas y de desarrollo sostenible inclusivo en lugar de posiciones de permitir deforestar irresponsables nuestros bosques de la Amazonía.

Estamos buscando organizarnos en una mancomunidad público-privada para poner retos a las Naciones Unidas y Países Desarrollados y a Fondos Verdes de los países ricos, para proponerles un plan estratégico para el desarrollo sostenible de Ucayali muy vinculado a los derechos humanos y lucha contra la pobreza, así como a la educación, nutrición y salud, entre otros objetivos. Por ejemplo: para construir el Tren Ecológico podemos proponer inversión de Fondos Verdes y es posible que podamos enamorarlos y convencerlos, pero para una carretera es casi imposible y, al contrario, podría incluso  cortarnos los escasos apoyos internacionales que hoy recibimos.

  • ¿Algo más para englobar todo este concepto?

Propongo que Ucayali, unidos todos,  tratemos de proponer el primer modelo de desarrollo sostenible e inclusivo, amigable con la naturaleza, para promover actividades de emprendimientos  limpios y que estén alineadas con los propósitos de no seguir deforestando y al contrario más bien restaurar y proteger nuestros bosques vía reforestación concesiones de bosques. Y dentro de eso, debemos desarrollar la agricultura moderna, la acuicultura, el ecoturismo y explotar nuestros recursos naturales con responsabilidad, yo creo que estas, y otros sectores   van a generar mucha forestación, agroindustria, turismo y otras inversiones así como conciencia ambientalista en nuestra región para cuidar nuestros bosques vía concesiones pues no hay que dejarlos como tierras de nadie, sino darlos a los concesionarios privados, a comunidades nativas o campesinas o a  cooperativas. Las actividades agrícolas modernas requieren de grandes capitales pues requieren invertir no solo en grandes extensiones sino poner modernos complejos agroindustriales para recibir maderas, frutas, palma aceitera, cacao, maíz, arroz, granos, etc. etc. y para tener volumen necesitan asociarse con agricultores medianos y pequeños , de tal manera que logran darle valor agregado a sus productos. Todo lo anterior más lograr tener un Tren Ecológico desde Brasil a la Costa de nuestro país, no solo abarataría costos sino nos daría oportunidades de tener un Ucayali con mucho desarrollo sostenible y elevada calidad de vida de los ucayalinos y sus familias.

FERNANDO GONZALEZ POLAR