Ucayali: 819 adolescentes embarazadas entre enero a julio

El embarazo adolescente constituye un problema de salud pública cuya repercusión afecta de manera seria a la población de adolescentes en nuestro país ya que limita sus derechos fundamentales, afecta su proyecto de vida, debilita su salud, las aleja de la escuela y consolida mayor pobreza en sus hogares. La falta de una educación sexual integral, la falta de calidad en los servicios de salud, la falta de información adecuada y confidencial a los adolescentes contribuye al incremento de estas pavorosas cifras de embarazo adolescente.

En el año 2016, el Comité de los Derechos del Niño, recomendó al Estado peruano hacer frente al problema del elevado número de embarazos en adolescentes; y a pesar de tales recomendaciones, sigue constituyendo un grave problema para estas poblaciones vulnerables que debe ser atendido de manera inmediata.

En lo que va del año, en Ucayali, entre los meses de enero a julio, registramos 819 embarazos en adolescentes, 11 de los cuales, se tratan de embarazos en niñas menores de 12 años, casi todas producto de violaciones sexuales.

Loreto (32%), San Martín (23%), Amazonas (21.2%) y Ucayali (20.2%), son los departamentos que registran las más altas cifras en embarazo adolescente. El año 2019, 1719 adolescentes entre 12 a 17 quedaron embarazadas y se convirtieron en madres. Según el INEI, el 10.1% de madres en el Perú se encuentran entre los 15 y 19 años. 13 de cada 100 adolescentes entre 15 y 19 años son madres o están embarazadas. Las cifras de embarazo adolescente no han disminuido, afecta al 13% de la población adolescente de nuestro país.

La violencia de género y la violencia sexual son los principales detonantes para el embarazo adolescente, para conocer más de este problema de salud pública en la región y en el mundo, Diario Ímpetu conversó con el Juez Superior Jonatan Basagoitia Cárdenas, quien desde su punto de vista nos señala que ayer rememorando el Día Mundial de la Prevención del Embarazo Adolescente, se calcula que es una población de un trece por ciento quienes se encuentran afectadas por este problema, trece por ciento de nuevas mamás adolescentes quienes tienen las edades entre los 15 y 19 años.

“Es una semana en el que todas las personas debemos reflexionar sobre un problema grave  que significa en nuestro país  y en el mundo que tengamos un gran porcentaje de madres adolescentes en este país. Es una causa de mortalidad y morbilidad materna, la violencia sexual estigmatiza a las adolescentes, en las ciudades alcanza el 13%  de la población adolescente y en las zonas rurales supera el 30 % “, señaló Basagoitia.

El embarazo adolescente es y sigue siendo un problema de salud pública que afecta al trece por ciento de la población adolescente de nuestra región, entonces, que quiere decir esto, que este problema de salud pública limita y afecta los derechos fundamentales de poblaciones vulnerables como lo son los adolescentes, dificulta por ejemplo el acceso que puedan tener estas personas para el uso adecuado de su sexualidad, consolida pobreza, determina deserción escolar y sobre todo una serie de afectación al proyecto de vida que deben tener las adolescentes.

“La violencia de género como la violencia sexual, son los primeros detonantes para el embarazo adolescente; sí, creo que por la pandemia se dispararán las cifras porque para muchas mujeres y adolescentes en este país ha sido un peligro quedarse en casa, yo creo que si hago un cuadro comparativo con respecto al año pasado con la que podría ser este año estas cifras van a ser catastróficas con este año, la mayor cantidad de agresiones sexuales que se dan este país se dan dentro del entorno cercano a la víctima en este caso niños y adolescentes”, añadió.

Hay que hablar con la verdad, no es que el Perú tenga uno de los primeros lugares en embarazos en adolescentes, lo que tenemos es los primeros lugares en violadores y pedófilos, señala el magistrado.

“Siempre estamos responsabilizando o trasladando la culpa del embarazo adolescente a las adolescentes cuando en realidad los responsables del embarazo en adolescentes somos el Estado, somos las autoridades y todos quienes aquellos nos vemos vinculados en este tipo de problemas, lo que debe de preocuparnos porque entonces tenemos que enfocar el problema de otra forma”,  indica.

Finalmente, señala que el lado represivo sirve pero no es suficiente, entonces debemos desarrollar políticas públicas que ayuden a que el, los  y las adolescentes puedan manejar con mayor detalle este tipo de problemas, como el programa de Salud Sexual Integral.

“Entre enero a julio de este año hemos tenido 819 casos en Ucayali de embarazo, solo de enero a julio, Ucayali después Loreto, San Martín y Amazonas tienen las cifras más altas en el país lo cual debería de preocuparnos”, añade.

Según nos comenta el juez, ya de por sí existen penas drásticas para abuso sexual en menores de 14 años, sin embargo, no pasa de ser un tema represivo, el tema represivo no ha disuadido la omisión de delitos de violación sexual.  En resumen las salidas represivas no funcionan, debemos abordar el problema de otras formas  y lamentablemente no estamos trabajando de esa manera que hace que estas cifras se disparen muchas veces.

“Lo que queremos es una educación sexual integral con enfoque de género y enfoque de derechos. Lo que queremos es tener un mayor compromiso de las autoridades no solo de las autoridades políticas, sino también de las autoridades de justicia. No somos los primeros en embarazo adolescente, somos los primeros en violadores y pedófilos”, reitera.

SIGRIDT RODRÍGUEZ