LETRA MUERTA

Al parecer el sueño de la integración con el vecino país de Brasil se encuentra a muy poco tiempo de que se concrete y que ello sea así va  a depender de las decisiones que se tomen en Lima, ya que la pelota está en nuestra cancha a la espera de que se confirme el proyecto de interconexión de Acre con Ucayali.

Lo que nos lleva a pensar es acerca de que si nuestra ciudad está preparada para ello, ya que por donde quiera que uno observe de la forma más imparcial posible, casi todo reviste de informalidad. No tenemos un puerto para empezar y toda labor de embarque de carga y pasajeros se realiza en un ambiente de caos total.

Para empezar, las disposiciones acerca de los nuevos protocolos para zarpe no se están cumpliendo en lo más mínimo, tal y como señala el informe de nuestros reporteros los pasajeros que se aprestaban a realizar su travesía no estaban enterados de las nuevas disposiciones acerca de estas medidas sanitarias para poder viajar con las garantías mínimas de salubridad y evitar el contagio.

Parece ser que estas disposiciones son letra muerta tanto para los propietarios de las embarcaciones en cuestión y de las autoridades destacadas en el lugar para realizar las supervisiones de que ellas se cumplan, como es el uso mascarillas, la distancia social, el uso de chalecos salvavidas los cuales no están siendo acatadas en su mayoría.

Pero lo más importante es que sea la misma población la que se ponga las pilas en cuanto a velar por su propia seguridad y que cuando no exista ni la más mínima sea ella misma la que exija que se cumpla a quien corresponda porque no solo se trata de una falta o mero incumplimiento de las normas sino de la vida misma.