CIFRAS ALARMANTES

El tema de la depresión no es algo nuevo en nuestra sociedad, pero se ha visto incrementada con la presencia de la pandemia y las disposiciones del Gobierno de permanecer en casa para evitar el contagio.

Dicho encierro obligado ha causado estragos psicológicos en algunos sectores de la población pero con mayor énfasis en la juventud y las cifras de intentos de suicidios se multiplicaron respecto al 2019, en que bordeaban el millar de personas con estas incidencias.

Nuestra región no es ajena a la presencia de este trastorno, y hasta el mes pasado se contabilizaron 136 casos de depresión presentes en niños y adolescentes entre 11 y 17 años, y ello sin contar los casos que no son reportados.

Ante ello se llevaron a cabo una serie de campañas preventivas a través de los centros comunitarios de salud mental, lo cual es un gran avance de lo que mostraba nuestra ciudad hace unos años atrás en la que no se le daba importancia al tema de salud mental como viene sucediendo hoy en día.

Otro punto positivo es la presencia de alumnos graduados de la carrera Psicología y que con estas campañas tienen un lugar donde realizar las prácticas profesionales y realizar sus trabajos de campo más aun con este tipo de incidencias de depresión e intentos de suicidios que se están mostrando cada vez más en nuestra región.

Lo que se necesita es que las autoridades le den más importancia al tema de salud mental, porque ya se torna preocupante que cada semana se presente un caso de suicidio o intento frustrado de acabar con la propia vida de aquellos que son presa de este enemigo invisible llamado depresión.