120 estudiantes no están conectados a Aprendo en Casa

A tres horas de Pucallpa, se encuentra el caserío Santa Teresa de Shinuya, en la Cuenca de Mashangay. Fue creado hace 52 años y desde entonces no cuentan con energía eléctrica, y con la llegada de la pandemia, ningún estudiante ha podido conectarse a las clases virtuales.

Este caserío actualmente cuenta con unos 700 pobladores, de los cuales, 120 son menores en edad escolar con una realidad que preocupa a sus autoridades comunales; no han recibido ni un solo día clases virtuales de Aprendo en Casa. Los docentes visitan a sus alumnos una vez a la semana, meses atrás lo hacían una vez cada quince días, y los pobladores consideran no ser suficiente.

En ese sentido, como una alternativa de solución, el presidente de la junta directiva, Eduardo Vela Tutusima, hace un mes solicitó un motor petrolero N° 30 y un dinamo N° 25 al Gobierno Regional para que puedan generar energía y así los estudiantes escuchar las clases, pero este pedido les fue negado “por la falta de presupuesto”.

“Ambos equipos cuestan seis mil soles, para poder generar luz eléctrica en el caserío y con nuestro dinero comprar cuatro mil metros de cable para conectar a todas las viviendas, pero este pedido fue denegado, por la falta de presupuesto, pese a que expliqué la situación en que están los estudiantes”.

Asimismo, dijo sentirse indignado con las autoridades, porque cuando estaban en campaña política, ofrecieron ayudar a este caserío. Dicen que vienen atendiendo a las comunidades y pueblos alejados de la ciudad, sin embargo, vengo solicitando ayuda y no he recibido respuestas favorables.

GABRIELA SÁNCHEZ