La NASA anunció sobre la presencia de agua en la luna

La Administración Nacional de Aeronáutica y el Espacio (NASA), ha confirmado, por primera vez, la presencia de agua en la parte de la superficie de la Luna iluminada por el sol, y no se limita a lugares fríos y sombreados.

El descubrimiento se dio  por el observatorio volador más grande del mundo, SOFIA de la NASA.

“La sonda Chandrayaan-1 ya detectó hielo de agua en los polos lunares en zonas no iluminadas por el Sol. Esta vez presentamos pruebas concluyentes de que hay moléculas de agua también en las zonas iluminadas”, explicó Casey Honniball, que anunció de que para poder extraer las moléculas sería necesario fundir dichos cristales.

SOFIA ha detectado moléculas de agua (H2O), en el cráter Clavius, uno de los cráteres más grandes visibles desde la Tierra, de más de 200 kilómetros de diámetro, ubicado en el hemisferio sur de la Luna.

Las observaciones anteriores de la superficie de la Luna detectaron alguna forma de hidrógeno, pero no pudieron distinguir entre el agua y su pariente químico cercano, el hidroxilo (OH).

VER TAMBIÉN: https://twitter.com/nasa_es/status/1320760290867335170?s=12

Los datos de esta ubicación revelan agua en concentraciones de 100 a 412 partes por millón, aproximadamente equivalente a una botella de agua de un tercio de litro, atrapada en un metro cúbico de suelo esparcido por la superficie lunar.

A modo de comparación, el desierto del Sahara tiene 100 veces la cantidad de agua que SOFIA detectó en el suelo lunar.

El descubrimiento plantea nuevas preguntas sobre cómo se crea y persiste el agua en la dura superficie lunar sin aire.

Queda por determinar si el agua que SOFIA encontró, es accesible para su empleo como recurso, lo que será objetivo principal del Programa Artemisa de regreso a la Luna de la NASA.

“Ya sabemos que está ahí. Este descubrimiento desafía nuestra comprensión de la superficie lunar y plantea preguntas intrigantes sobre recursos relevantes para la exploración del espacio profundo”, comentó Paul Hertz, director de la División de Astrofísica en la Dirección de Misiones Científicas en la sede de la NASA en Washington.

Cuando el Apolo regresó por primera vez de la Luna en 1969, se pensó que estaba completamente seca.

La NASA tiene como finalidad volver a enviar a la primera mujer y al siguiente hombre a la superficie lunar en el año 2024, estableciendo allí una presencia humana sostenible para finales de la década.