15 Enero, 2021

Denuncian negligencia médica en muerte de universitaria

“Mi hija suplicaba con lágrimas que la atiendan”, expresó Salvith Fumachi Mori, madre de Karen Carolina Silva Fumachi, de 19 años, fallecida este último sábado con Dengue. La familia denuncia que la muerte de la joven se trataría de una presunta negligencia médica por parte de todo el personal que la atendió en el Hospital Amazónico.

En entrevista exclusiva con Diario Ímpetu, Salvith Fumachi narró lo que tuvo que pasar la universitaria días antes de su fallecimiento en el hospital, lugar donde según la madre, los médicos le negaron una camilla, se burlaron de su desesperación, se demoraron más de 6 horas en derivarla al área de Trauma Shock y le ocultaron la muerte de su hija.

VER TAMBIÉN: Reinfectado por Covid 19 aparece en Iquitos

“Al costado de mi casa hay una clínica, el doctor le venía atendiendo, en vista que ella no mejoraba, la llevé al hospital, pero mi hija se negaba, recuerdo que me dijo: mamá no me lleves al hospital porque de ahí me vas a sacar muerta. Pero como madre me preocupaba que ella no mejore, el sábado en la madrugada, empeoró y le llevé de emergencia al hospital Amazónico”.

Se demoraron 6 horas en atenderla

A las 2 de la madrugada llegaron al hospital, fueron los únicos pacientes a esa hora, Karen se quejaba de dolor, la madre tenía en manos los exámenes que indican que era Dengue, pese a ello, su atención no fue priorizada. Luego de la espera en Emergencia del Amazónico, los derivaron a una habitación, no había camilla, la joven permaneció sentada por horas, siendo traslada a Trauma Shock recién a las 8.00 a.m. totalmente desvanecida.

VER TAMBIÉN: “Estamos buscando todas las alternativas; vamos a asegurar la atención”

“Aquí hubo negligencia, fuimos a emergencia en la madrugada, mi hija se estaba desvaneciendo, horas después nos mandaron a una habitación donde hay unos sillones de madera, ella tenía dolores intensos de espalda, cabeza y brazos, pedíamos una camilla, al verla quejarse de dolor quería sacarla del hospital, pero temía que empeorara. Le colocaron en una silla, la doctora me dijo: cuando sea cambio de turno, recién vea si hay o no cama, porque ahorita no hay, me aseguró que no había camas, me mintió”.

Insensibilidad del personal de salud

La madre explicó, cuando la joven universitaria se desvaneció, entró en un cuadro de desesperación, en eso escuchó decir “no exagere”, con signos de burlas.

Salvith Fumachi Mori, madre de Karen Carolina Silva Fumachi

“Es tan injusto todo lo que nos ha pasado, no entiendo cómo los médicos pueden ser tan insensibles, una doctora nos atendió pésimo, los enfermeros se burlaron de mi desesperación de madre. A mi hija no le quisieron atender, esa es la verdad, recién cuando se moría le hicieron caso”.

Con fotos en manos, Salvith muestra que, si hubo camillas vacías, además, cuando le mandaron a sacar las plaquetas, el señor que estaba en el laboratorio, jamás se levantó a recibir la muestra de sangre. “Tanto los médicos, enfermeros y otros saben lo que realmente pasó, yo no miento, mi hija estaría ahorita conmigo si ellos habrían hecho su trabajo”. 

La obligaron a rectificarse

El sábado en la tarde se fue a la Fiscalía en Prevención del Delito, y le dijeron que los sábados y domingos no atienden. Siendo derivada a la comisaría, y ningún suboficial le acompañó al hospital para comprobar lo que la madre manifestaba. Tuvo que rectificarse para que puedan darle el cuerpo de su hija.

“No me querían dar información de mi hija, fui a la fiscalía, no atendían, sábado y domingo la justicia no existe, luego fui a la comisaría, salí gritando de ahí porque nadie me hacía caso, ningún lugar al que recurrí, me ha ayudado. Exijo justicia”.

“Cuando mi hija murió, ahí si vino la policía, fiscalía, cuando ya era demasiado tarde recién les interesó. Lo peor fue que no me querían dar el cuerpo, porque había traído a la policía, entonces, tuve que retractarme con el dolor de mi corazón, no quería que le toquen más a mi hija, estoy segura que esto le ha pasado a más de uno y seguirá pasando, porque tenemos autoridades que sólo les importa llenar sus bolsillos”.

No le avisaron

Karen Silva murió el sábado, mismo día en que el doctor que la venía atendiendo le dijo a su madre que ya se encontraba fuera de peligro, le seguían recetando más medicamentos, todas las medicinas fueron compradas fuera del hospital. Salvith se enteró que su hija falleció por una enfermera, horas después.

“Falleció el sábado a las dos de la tarde, pero ella falleció antes, pese a eso, me seguían pidiendo medicamentos, exámenes, inclusive el doctor me dijo que mi hija ya estaba bien y cuando voy a Trauma Shock, una licenciada sale y me dice: ¿señora ya le informaron?, cuando le pregunté qué pasaba, me dijo que mi hija estaba entre la vida y la muerte, eso fue temprano. Recién a las dos, a tanta insistencia, me dijeron que falleció”.

Cabe informar que la universitaria cursaba el tercer ciclo de Psicología en la Universidad Nacional de Ucayali, participaba activamente de voluntariados. Su madre indicó que se habría infectado de dengue en Manantay, cuando fue a inscribirse a uno de sus apoyos sociales. A los días, comenzó a tener síntomas. Una semana antes de su deceso realizó una rifa y con lo recaudado iba hacer una chocolatada para los niños del albergue.

Los familiares y amigos le dieron el último adiós ayer en la tarde, se hizo un recorrido hasta la UNU, donde docentes y autoridades se despidieron, en el Cementerio del kilómetro cinco estaba una multitud de personas reunidas esperando para darle el último adiós.

GABRIELA SÁNCHEZ