“Podemos salir de esto, pero depende que la gente buena se anime a participar en política”

“Yo quería ser médico, pero era un emprendedor nato”. Esta frase recuerda su adolescencia en el distrito de Breña. Palabras que sellaron su destino. Migró muchas veces. De su natal Huánuco a Pucallpa, de la Amazonía a Lima, de la capital peruana a Estados Unidos. Pero nunca perdió el norte: ser emprendedor.

Se salvó por minutos de ser ejecutado. En julio de hace 28 años, fue detenido cuando estaba a punto de viajar. Personal del Servicio de Inteligencia lo mantuvo secuestrado en un cuartel. Antes ya había expresado abiertamente su rechazo a la corrupción y a gobiernos dictadores. Eran tiempos de Alberto Fujimori y Vladimiro Montesinos. “Militares conscientes”, como él los llama, lo liberaron y casi huyó del país. “Fue un milagro”, dice y prefiere no tocar el tema. Hoy es presidente del directorio de D y C Group; presidente del Grupo Pro Ucayali, conformado por las empresas más importantes de la región; y expresidente de la Asociación de Empresas Familiares del Perú.

VER TAMBIÉN: Consulta popular de revocatoria será el 10 de octubre

Perdió a su madre en plena pandemia. No fue por el COVID-19, sino por el trajinar natural de la vida, cercana a los 98 años. Pero también ha perdido amigos por el virus. Empezó esta videollamada y de fondo se ve una pared blanca y una ventana, detrás un frondoso árbol ocupa todo el panorama. No está en la selva. Atiende la comunicación desde EE.UU. Y en primer plano, Samuel Dyer Ampudia, que conserva la sonrisa vivaz.

  • Usted dice que saliendo de esta pandemia el mundo será mejor. ¿Por qué lo cree así?

Antes era consciente del cambio climático, pero ahora lo soy más. La humanidad ha hecho muchas cosas malas. Se necesita más responsabilidad personal e institucional. No se trata solo de cumplir certificaciones, sino que sea parte de la cultura, de los genes de los emprendedores. Eso se tiene que transmitir a todas las actividades empresariales. Por otro lado, están las virtudes de las teleconferencias. Antes el 60% de los consejos directivos del gremio se suspendían por falta de quórum, hoy no hay ninguna suspensión. Es más eficiente para las actividades laborales y empresariales el uso del sistema virtual. Sí, esta pandemia también tiene cosas negativas, como la crisis mundial, las muertes. Pero se vienen cosas positivas. Oficialmente, estamos entrando a la era de la inteligencia artificial, a la aceleración de la robotización.

  • ¿La Amazonía cómo enfrenta este reto, siendo una región que está poco, o nada, conectada a la virtualidad?

La Amazonía tiene el 60% de nuestro territorio nacional. No está más del 15% de la población y no aporta al PBI más del 4%. De ahí deduces que se encuentra en un estado económico terrible. Hay índices de pobreza extrema, población vulnerable por enfermedades crónicas, alta presencia de la anemia, la tuberculosis, el dengue, falta de infraestructura. Es terrible, a pesar de que ha mejorado algo. La Amazonía es la más perjudicada, por la poca importancia que le han dado los gobiernos y por la poca importancia que se ha dado al tema ambiental. Pero creo que ahora todo el mundo mirará a la Amazonía, porque ya desde hace años se habla de la forestación, la acuicultura y el ecoturismo. La Amazonía es potentísima en estos tres sectores, que podrían generar la cantidad de empleos que saquen al Perú de la falta de trabajo. La Amazonía es potente si es que reaccionamos, que es el objetivo del grupo Pro Ucayali. A raíz de la pandemia, se le debe dar importancia a la Amazonía, es un pulmón. El Gobierno debe invertir lo que le corresponde.

  • ¿Qué necesita la Amazonía?

Por ejemplo, necesitamos tren, que es más amigable con la naturaleza. Es una inversión muy grande pero a largo plazo te baja los costos a precios razonables. Los chilenos con 10 dólares sacan su madera a la costa. Y nosotros, el más barato cuesta 60 dólares, de Pucallpa, y de Iquitos, 200 dólares. ¿Cómo vas a competir así en el mundo?

  • ¿Por qué su familia migró a Lima?

Mi padre era un pequeño emprendedor desde muy joven, a pesar de que solo tenía quinto de primaria. Tuvo 12 hijos. Mi abuela era indígena, agricultora y mi abuelo de familia inmigrante inglesa. En la década del 50 mi padre trabajó con un contratista que ayudó al Ministerio de Transportes en hacer la primera carretera de penetración de Huánuco a Pucallpa. Entonces, migramos a la Amazonía. Estudié en colegios de aldeas muy rurales, fueron los años más felices de mi vida, la pasé en caseríos. Pero ocurrió una fatalidad: falleció mi hermano, que se ahogó a los 19 años, lo que puso muy triste a mi familia y se decidió dejar la Amazonía y venir a Lima, a Breña.

  • El padre puso una ferretería en Lima. ¿Diría que ahí usted se formó como emprendedor?

Soy el hijo que aprendió de su padre a ser emprendedor.

  • Hoy, producto de la pandemia, mucha gente se ha quedado sin trabajo, muchas personas han vuelto a sus pueblos de origen, varios empiezan desde cero. ¿Cómo volver a comenzar en medio de una crisis?

Es verdad, es una crisis muy dura, no he visto una crisis de esta envergadura. Es terrible. Yo he viajado por todo el mundo como emprendedor y he conocido muchas realidades. Nosotros hemos pasado por malos gobiernos, gobiernos populistas, terrorismo, narcotráfico, la dictadura, bandas organizadas que asaltaron el Estado. El peruano ha pasado todo eso, el peruano ha aprendido a convivir. Creo que estamos así desde la independencia. Entonces, el peruano tiene la capacidad de reinventarse y de superar la adversidad. Pero sí se necesita que todos reaccionemos. Tengo fe en que podemos salir de esto, pero también depende de que la gente buena se anime a participar en política. Podemos ser un país desarrollado muy rápido. En Ucayali tenemos varios proyectos grandes, como el sembrado de más de dos millones de árboles, la idea es llegar a los 100 millones en los próximos 10 años, lo que permitirá hacer industria. Mi sueño es ir a la Amazonía de manera casi permanente, en mis últimos años.

(Por: Mijail Palacios, publicado en Perú 21, con el título “Samuel Dyer, empresario: Ahora todo el mundo mirará a la Amazonía”)

DEBE SABER

– Nació en Huánuco. Tiene 66 años. A los 10 años de edad se trasladó a Lima. En 1970 salió del colegio y en 1971 ingresó a la Universidad Federico Villarreal, a Ciencias Administrativas. Trabajaba medio día y estudiaba medio día. “De mi padre aprendí la habilidad de hacer negocios de ferretería”, reveló.

– Es presidente del Grupo Pro Ucayali, past presidente de la Asociación de Empresas Familiares. Presidió el directorio de la holding familiar, que es el grupo D y C (Dyer y Coriat). “Soñamos con un Perú desarrollado, pero aún no nos hemos independizado de la corrupción”, cuestionó.

– “Mi sueño es poder ayudar todo lo que sea posible. En la familia estamos muy organizados: cuatro ya están involucrados en las empresas y uno es artista, le gusta la música, estudia en Alemania, aunque también quiere estudiar Ciencias Administrativas. Queremos seguir creando empleos”, confesó.

Next Post

Agua, desagüe y PTAR para la CN San Francisco

Sáb Ene 16 , 2021
YARINACOCHA.- El Gobierno Regional de Ucayali (Goreu), con el acompañamiento de la municipalidad de Yarinacocha, trabajan la instalación del sistema de agua domiciliaria, desagüe y planta de tratamiento de aguas residuales (PTAR) en la comunidad nativa San Francisco. Para dar inicio a la obra, el gobernador regional, Francisco Pezo, la […]