A un año del primer caso de Covid-19 en Ucayali: ¿Qué hemos aprendido?

0
12

El domingo 5 de abril del año pasado (2020), aproximadamente a las 10 de la mañana, el gobernador regional de Ucayali, Francisco Pezo Torres, confirmó lo que por entonces era nuestro peor temor: la presencia del Covid-19 en la ciudad de Pucallpa, con los 3 primeros infectados. Ya en la tarde y noche del día anterior (sábado de gloria) por las redes sociales recorrían los rumores de que en Ucayali se habían detectado los primeros casos de esta enfermedad que aún era desconocida para el mundo, el SARS-CoV-2. Rondaba entre la población la incertidumbre y el miedo.
Por esas épocas, el gobierno del entonces presidente Martín Vizcarra Cornejo había decretado la segunda cuarentena, de las muchas más que vendrían en adelante a nivel nacional. En los 23 departamentos del país ya se habían detectado casos del virus de Wuhan, excepto Ucayali.

VER TAMBIÉN:Diresa confirma la presencia de las variantes brasileña y británica en Ucayali


Esa mañana de Semana Santa, día de resurrección, las autoridades de Salud y el gobernador Francisco Pezo se reunieron de emergencia en el Hospital Regional de Pucallpa para afrontar el complicado tema y dar explicaciones a la población. Al terminar la reunión, el gobernador y su entonces director de Salud, Antonio Torres Ruiz, salieron con una mirada algo tristes y conmovidos a dar una breve e improvisada conferencia de prensa en el portón del mismo hospital.
“Lo cierto es que ha salido positivo en las pruebas rápidas. Los médicos dicen: ‘ya es un posible caso’; de acuerdo a las pruebas rápidas dieron positivo”, fueron las palabras del gobernador confirmando la presencia del Covid en la región.
Aquella mañana de resurrección se convirtió en un día de penumbras. El despegue de la primera ola fue devastador: los contagios incrementaron desmedidamente y 10 días después se registró el primer fallecido por la nueva enfermedad, justamente se trataba de la primera persona contagiada, un hombre de 56 años.

VER TAMBIÉN:INS enviará resultados para definir presencia de peligrosa variante


Los meses siguientes fueron de desolación: los contagios seguían incrementándose, el sistema de salud había colapsado, los infectados llegaban a morir a las puertas de los hospitales por falta de atención y otros prefirieron morir en sus viviendas.
El pico de la primera ola alcanzó su punto máximo en el mes de mayo de 2020 y descendió progresiva y lentamente hasta octubre de ese mismo año. Noviembre y diciembre del 2020 fueron los dos meses de relativa y aparente tranquilidad. Sin embargo, la pesadilla pronto regresaría con más fuerza.
El 5 de abril de 2020 se registraron oficialmente los 3 primeros casos de coronavirus: dos fueron diagnosticados en el hospital de EsSalud Pucallpa y uno en el Hospital Amazónico de Yarinacocha. Desde ese día hasta todo el 2020 en Ucayali cerró con 36,265 casos confirmados y 1,193 fallecimientos por casos sospechosos y confirmados de Covid-19 en las cuatro provincias de la región, sintiéndose más el impacto en la ciudad de Pucallpa.

VER TAMBIÉN:Usuarios hacen largas colas para recargar balones de oxígeno


SEGUNDA OLA
Lejos de irse o calmarse, la pandemia se ha embravecido en Ucayali. Este lunes 5 de abril del 2021, a un año del primer caso de Covid en la región, estamos en la segunda ola que sigue enlutando a las familias.
Sólo en los tres primeros meses del 2021 y los cinco primeros días de abril, en Ucayali se registran 6,773 casos confirmados y 646 fallecimientos por coronavirus, más de la mitad de todo lo ocurrido en los últimos nueve meses del año pasado.
En esta segunda ola la situación es más grave, a diferencia de la anterior tenemos confirmados tres tipos de coronavirus en la región: el Covid-19 o SARS-CoV-2 original, la variante Británica B117 (501Y), que es más peligrosa que la anterior y la variante Brasileña o P1, que es un 70 % más contagiosa y peligrosa que las anteriores, según estiman los expertos.

VER TAMBIÉN:¿Cómo llegó la variante brasileña a nuestra región y qué efectos tiene?


Personas (hombres y mujeres) jóvenes, adultos jóvenes y adultos mayores con dinero y sin dinero, políticos, profesionales, artistas, empresarios, independientes, agricultores, comuneros y médicos no se han salvado y han sido víctimas mortales del Covid, así como del mal manejo de la pandemia por parte de las autoridades sanitarias y del enclenque sistema de salud.
Esta situación no mejorará pronto. Hoy, al igual que en la primera ola, carecemos de oxígeno, pese a tener más plantas que hace un años atrás, aún así el sistema sanitario está colapsado de nuevo. Está en cada uno de nosotros ayudar a detener esta pandemia ¿Cómo? Usando mascarillas, lavándonos las manos y respetando el distanciamiento social. Así nos protegeremos a nosotros mismos, a nuestros familiares, amigos y conocidos. De lo contrario, pasaremos a ser parte de la cruda estadística de muertos que se incrementa cada día.


ALI RODRIGUEZ

Deja un comentario