Revendedores de oxígeno se aprovechan de la necesidad de los ciudadanos

0
27

La necesidad del oxígeno medicinal es aprovechada por comerciantes que venden este insumo a “precios exorbitantes”, aprovechando la alta demanda de este recurso durante la segunda ola de la pandemia que azota a nuestra región. Su modus operandi es infiltrarse en las largas filas que hacen los familiares en las distribuidoras de oxígeno para poder adquirir este insumo, burlando la desesperación de cada uno de ellos.
Uno de las distribuidoras con más demanda es OSM Oxígeno, que a diario recibe decenas de ciudadanos para recargar sus balones de oxígeno, entre medio de estas personas desesperadas por conseguir este recurso se filtran unos “vivazos” junto a sus dos a tres balones “prestados” para recargarlos y después revenderlos al doble o triple del precio inicial.
En una visita a la distribuidora antes mencionada encontramos a muchos ciudadanos indignados porque no pudieron recargar sus balones de oxígeno. Culpan con tanta furia a los revendedores por colarse en medio de ellos para aprovecharse de este insumo para “lucrar”. Lo que les cuesta 180 soles recargar un balón, lo revenden entre 500 hasta 800 soles, algunos aceptan este precio ante la desesperación de ver a sus pacientes agonizar por falta de oxígeno.

VER TAMBIÉN:Sheyla Vargas enferma de Covid-19 está al borde la muerte


Fran Soria tiene a su cuñado hospitalizado en el centro covid. Muy preocupado e indignado declaró a nuestras cámaras que muchos se quedan en la puerta de la distribuidora con el balón de oxígeno vacío, ya que tienen “un tope diario”. Los revendedores se colocan delante para adquirir el insumo y revender a aquellos que no pudieron alcanzar a llenar sus balones. “Esta situación es de todos los días”, menciona.
“En este momento, definitivamente hay oxígeno, pero en el mercado negro. Hay una serie de actividades económicas que han dejado de operar por la pandemia y se han inclinado por este sector. Ya hemos detectado en las colas hay muchos revendedores que prestan balones y vienen a llevar para venderlo a 500 soles, incluso hasta 800, de lo que normalmente nos vende la distribuidora a 185 soles”, comentó Soria.
Así también, otra ciudadana informó que a ella le cuesta recargar un balón de 10 metros cúbicos a 230 soles en planta, pero que sólo le llenan 6 o 7 metros. Los “vivazos” lo revenden entre 500 a 800 soles cada balón lleno.

VER TAMBIÉN:A un año del primer caso de Covid-19 en Ucayali: ¿Qué hemos aprendido?


“Cada balón se recarga entre dos a tres veces al día, tenemos que prestar dinero de donde sea para poder comprar sino nuestro paciente muere. Algunos que no alcanzan las colas, en su desesperación compran al precio del revendedor. Nadie fiscaliza esto. Están lucrando con nuestro dolor”, dijo Rebeca López Salinas.
“Los balones de oxígeno se han convertido en el tesoro más preciado”
El último fin de semana, una ciudadana entre lágrimas se comunicó con nuestro medio para denunciar que fue víctima de hurto de sus dos balones de oxígeno vacíos luego de haberlos llenado en la distribuidora.
El poco de sus ahorros que tenía lo gastó en comprar oxígeno para su pareja que está hospitalizado, sin embargo, los malhechores no tuvieron piedad y le arrebataron la única esperanza que iba permitir que su pareja siga luchando por su vida.

VER TAMBIÉN:Diresa confirma la presencia de las variantes brasileña y británica en Ucayali


Más de 500 soles de gastos en medicinas al día
Liz Rojas,
tiene a su padre hospitalizado a causa del covid, diario gasta entre 500 a 600 soles en medicinas, recarga de balones de oxígeno y pruebas AGA. Sumado a esto, los gastos en alquiler de una máquina de alto flujo. El gasto se extiende, cuando a veces las recargas de los balones de lo que normalmente llenan dos a tres por día, se extiende a cinco y seis debido a la alta demanda de este insumo.
“Los médicos te piden medicinas u oxígeno a cualquier hora, cuando te piden en la madrugada tienes que someterte al precio de los revendedores ya que te lo dan al toque y sin problemas. De donde sea se tiene que sacar la plata para pagar sus caprichos. Lo más caro que tuve que pagar fue 800 soles por un balón grande lleno”, narró.
La segunda ola de la pandemia ha disparado la demanda de oxígeno medicinal, cuya escasez provoca situaciones dramáticas a diario en varios hospitales y centros de salud de la ciudad. En medio de la preocupación, hay llantos y abrazos de solidaridad: un balón de oxígeno puede hacer la diferencia para un paciente en estado crítico.

VER TAMBIÉN:Usuarios hacen largas colas para recargar balones de oxígeno


Sanción para los revendedores
Es importante recordar que, según la legislación nacional, la especulación, esto es, el acto de poner en venta bienes por encima del precio regular, es un delito sancionado en el Código Penal con una pena de cárcel no mayor de tres años. Al día de hoy, debido a la forma en la que este está redactado, el tipo penal resulta inaplicable, pues exige que una “autoridad competente” fije o controle los precios oficiales de productos de primera necesidad, y ello, no existe, a la actualidad.
En tal sentido, la Defensoría del Pueblo considera que, a fin de proteger los derechos a la salud y la vida de todas las personas, se requiere un marco jurídico que permita sancionar esta conducta, así como la del acaparamiento, con el propósito de evitar que estas queden impunes. En ninguno de los casos, además, debe limitarse el alcance de estas acciones a los productos de primera necesidad, sino incluir todos aquellos bienes y servicios que garanticen los derechos fundamentales en la actual pandemia.

VER TAMBIÉN:¿Cómo llegó la variante brasileña a nuestra región y qué efectos tiene?


“Exhortamos a los Estados Miembros y a otros interesados pertinentes a que adopten medidas inmediatamente para evitar, dentro de sus respectivos marcos jurídicos, la especulación y la acumulación indebida que puedan obstaculizar el acceso a los medicamentos esenciales, los balones de oxígeno y el equipo médico inocuos, eficaces y asequibles que puedan ser necesarios para hacer frente eficazmente al Covid-19” se lee en una nota de prensa.
En ese contexto, la Defensoría del Pueblo considera oportuno que el Estado peruano tome medidas excepcionales y temporales, para evitar las prácticas de especulación y acumulación indebida de bienes esenciales para enfrentar la emergencia sanitaria, pues estos constituyen un obstáculo inadmisible en la disponibilidad y acceso oportuno del equipo médico necesario en las regiones que más lo necesitan, como ocurre en el caso de Ucayali.


GABRIELA SÁNCHEZ

Deja un comentario