Jony Tamani vuelto a la vida tras perder dos extremidades en un aserradero

Jony Tamaní Chumbe de 37 años, hace dos años volvió a nacer, luego de sufrir un accidente en un aserradero en donde perdió sus extremidades: un disco de cortar madera le seccionó un brazo y una pierna. La dueña del aserradero, no se hace responsable del accidente.
De un momento a otro se enfrentó a una nueva realidad, su cotidianidad cambió y en ese momento la vida lo puso a prueba. Tamaní compara ese momento con los primeros pasos de un bebé, pues debió aprender a hacer todo de nuevo, desde caminar con muletas y utilizar una prótesis como mano.
SIN EMOCIONES
El 18 de julio de 2019, como cualquier día de trabajo, estaba inquieto por terminar de trabajar en un aserradero clandestino ubicado a unas pocas cuadras de su casa, en el barrio La Hoyada. Quería salir a jugar pelota con sus amigos y luego regresar a casa con su familia, pero debía terminar de limpiar el aserrín que estaba regado por todos lados.

VER TAMBIÉN:Trabajador adolescente pierde los dedos en aserradero informal


Lo que él describe, de esa trágica tarde, es que se quedó solo, limpiando una zona desconociendo que estaba escondido un disco de cortar madera, cuando se acercó resbaló y el filudo disco le lanzó como a dos metros de distancia, cortándole el brazo y pierna derecha.
Recuerda que sintió dolor en el brazo, pero su pierna nunca más la volvió a sentir. De no ser por una vecina que estaba trabajando haciendo carbón, su historia hubiese sido otra. Ella pidió ayuda y lo trasladaron de emergencia hasta el Hospital Regional de Pucallpa, pero desde ese momento lo único que pensaba era: “Dios dame mucha fuerza”.
Jony despertó al día siguiente de su accidente en la unidad de Trauma shock, ya no tenía sus extremidades. No quería que nadie lo viera así y mucho menos su esposa, con mucho dolor recuerda que hubiese preferido la muerte; aunque tenga muchos motivos para seguir viviendo, como sus hijos y su familia que siempre esperan por él en casa.

VER TAMBIÉN:Ayúdanos a encontrar a Florcita


APRENDER DE NUEVO
El optimismo de Jony durante el último año ha sido extraordinario para sus seres cercanos, sin embargo, no fue fácil comenzar de nuevo, desde aprender a caminar, escribir con la mano izquierda y a martillar con la prótesis.
Proviene de una familia humilde, cuando salió del hospital tenía que arrastrase por el piso por falta de muletas, es así que su suegro se las ingenió y le hizo una de madera. Luego le regalaron unas muletas y hace poco una prótesis de mano, los que ayudan a realizar trabajos de carpintería, con el cual espera vender y ganar algo de dinero para sus hijos.
A pesar de su actitud positiva, no puede hacer muchas de las cosas que le gustaban, como aprender algún día a tocar guitarra, un sueño que lo frustra y eso podemos ver a través de sus lágrimas. Sin embargo, no pierde la fe en llegar aprender, pero como no trabaja no puede comprarse una.
Como podemos darnos cuenta, es todo un artista, construía guitarras de maderas y mientras las hacia soñaba en aprender algún día tocar una melodía con la guitarra; pero siente que su sueño murió en el momento del accidente.
Aprender a vivir sin extremidades le implica un gran reto de valentía, coraje y sobre todo tener todas las ganas de comenzar de nuevo.

VER TAMBIÉN:Adolescente Gianuzka no descansa en paz ante liberación de sus agresores


NOS NECESITA
Desde que se accidentó Jony Tamaní, la dueña de ese aserradero evadió su responsabilidad, es más, le dijo que mejor hubiese muerto para que no esté pagando indemnización. Actualmente se encuentran en un juicio y él espera que las leyes le den toda la razón.
Vive con el apoyo que le da su padre y su pareja, quienes también se buscan algunas faenas. No obstante, no es suficiente ya que no puede cancelar su recibo de luz a Electro Ucayali, por la misma razón que sus hijas no pueden realizar sus clases virtuales. Sus hijas son dos niñas muy inteligentes, se las ingenian para estudiar, utilizan los libros para realizar sus tareas. Muy apenado y con poco de vergüenza debe decir muchas veces a los maestros que no tiene ni para comprar un cuaderno. Podemos ayudar a este buen hombre y a sus hijos, para una mejor oportunidad y calidad de vida, podemos colaborar comprando sus sillas y mesas que viene confeccionando; aunque con dificultad y adaptándose, pero igual lo viene haciendo.

VER TAMBIÉN:Víctor Hugo: “Los nuevos congresistas deben trabajar con las autoridades y no confundirse en sus funciones”


También podemos donar víveres, ropa para sus dos niñas (9 y 7 años) y un niño de 5 años, dinero con el que pueda cancelar su recibo de luz y sus hijas puedan ver sus clases virtuales, ya que el único ruido que podemos escuchar dentro de su humilde casa, son los sonidos de dos graciosos pericos.
Y si hay un corazón más bondadoso, tal vez pudieran obsequiarle una guitarra para que aprenda y cumpla su sueño de ser guitarrista. Lo podemos ubicar en su vivienda ubicada en la Mz. C -Lt. 14 en la asociación 10 de Septiembre en el malecón de La Hoyada. Para cualquier ayuda comunicarse a los números 956109385 o 965213732.


SHIRLEY VELA

- Anuncio publicitario -pucallsystem

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí

Leer mas

Recientes