Joven se quiebra al contar como habría sido maltratado en centro de rehabilitación

0
555

La Defensoria del Pueblo estuvo esta tarde en las instalaciones del centro de rehabilitación «Ejército de Rescate«, para recoger los testimonios de las personas que se encuentran internadas en dicho establecimiento y verificar si existe algún tipo de abuso.

Christian Romero Dos Santos, un joven de 27 años de edad que esta internado en el centro de rehabilitación manifestó entre lagrimas los «abusos» de los cuales estaría siendo víctima. «Tengo miedo de quedarme acá, son seis meses que estoy sufriendo señorita, a mí mamá le toman como cualquier persona, a mi mamá le engañan que estamos bien».

Sin embargo, Romero no fue el único que aprovecho la presencia de las autoridades para manifestarse, otros jóvenes también indicaron haber sido víctimas de maltratos. «Acá me amarran, hay veces que me hacen hambrear, yo vine por voluntad propia, antes estaba en otro centro de ayuda y pensaba que este centro era mejor pero veo que no es así». «Yo he intentado suicidarme tomando lejía», agregó otro joven internado.

VER TAMBIÉN: Jóvenes intentan fugar de centro de rehabilitación por «constantes maltratos»

¿Los ayudan o los maltratan?

Cabe señalar, el comentario de otro joven que ante las declaraciones de «sus hermanos», como él los llama, decidió también dar a conocer su posición, informando que lo que sus compañeros llamaban maltrato era en realidad disciplina.


VER TAMBIÉN: Madre cuenta el motivo por el cual su hijo se escapó de centro de rehabilitación

«Nosotros venimos de un mundo donde la falta de disciplina nos llevó a una mala vida. Pero sucede que aveces los jóvenes, como los que acaban de hablar, toman una actitud que no va con las reglas de este centro. Porque tiene que haber reglas para poder retomar una vida nueva, yo soy un hermano menor, como los que acaban de opinar, me comporto bien para poder mantener una buena disciplina. Si no se cumplen las reglas, obvio que tiene que haber un castigo, siempre tiene que haber un pare para que uno cambie esa actitud, porque fue esa actitud lo que nos llevó a la drogadicción, por no hacer caso a nuestros padres. Recién llevó dos meses acá y me siento muy bien y también he llevado disciplina, porque así es como se le llama, disciplina no maltrato. El drogadicto no tiene cura, para la sociedad, pero aquí nos enseñan que sí podemos curarnos, podemos mejorar».

INFORMA: TATIANA ZACARIAS

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí