Tumor maligno acabó con la vida de humilde madre de familia

0
7

Los integrantes de la familia Satalaya Arirama, hoy lloran la repentina partida de uno de sus miembros, Semira Arirama Piña de 46 años, quien dejó de existir la madrugada de este último miércoles tras perder la batalla contra un tumor maligno alojado en su estómago. Deja en la orfandad a sus tres menores hijos. La falta de recursos económicos de esta familia hizo que la mujer esté por varias horas velándose envuelta con una manta en una mesa. Gracias a la ayuda de una persona generosa pudieron conseguir el servicio de una funeraria, la cual permitió que tenga un ataúd.
“Lo más triste del servicio de salud es que a las personas humildes no les dan buena atención, por eso es que varias personas mueren. A ella la dejaron a un lado en su tratamiento por no tener dinero”, dijo Ruth López, vecina y amiga cercana de la occisa.

VER TAMBIÉN:Madre pide ayuda para hijo con alteraciones mentales


Semira sufrió con esta enfermedad dos años, a cada instante le venían dolores intensos que su debilitado cuerpo no podía aguantar. El tumor estaba alojado en la boca de su estómago, se generó a raíz que no comía a su hora, porque trabajaba casi todo el día. “La recordaremos como una mujer trabajadora, alegre, muy buena con todos los vecinos. Salía muy temprano al mercado a vender, se aguantaba el dolor de su enfermedad para poder sacar adelante a sus hijos”, agregó Ruth. Semira deja a sus tres hijos, uno de 15, 9 y 7 años respectivamente. Lo que necesita ahora esta familia, es que les den un pedazo de tierra para que reciba cristiana sepultura. Cualquier ayuda pueden comunicarse al 951 678 271 y preguntar por Julia Satalaya o acercarse a su vivienda en el jirón 29 de Julio, sector La Hoyada.


GABRIELA SÁNCHEZ

Deja un comentario