Más de 2 mil casos de dengue se registran en lo que va de 2021

0
14

En Ucayali, una de las regiones más golpeadas durante la segunda ola de la pandemia, dos madres gestantes fallecieron en febrero debido a la suma de dos males: Covid-19 y dengue. Aunque hay mayor preocupación por el nuevo coronavirus, los especialistas señalan que es importante contener el avance del dengue, sobretodo cuando está por comenzar la temporada de lluvias en la región.
Al 6 de julio de este año se registran 2059 personas con dengue y 1 deceso. Dicha cifra es alentadora respecto al mismo período del año pasado, cuando se presentaron 3 317 casos, según el boletín epidemiológico del Centro Nacional de Epidemiología Prevención y Control de Enfermedades (CDC) del Ministerio de Salud. Sin embargo, “no es una alternativa bajar la guardia contra esta enfermedad endémica”, indica el infectólogo Mariano Alarcón.

VER TAMBIÉN:Hay trece camas UCI disponibles en Ucayali


Por clasificación clínica de dengue, según el total de episodios confirmados y probables (2059), tenemos: sin signos de alarma 88.34% (1819), con signos de alarma 11.22% (231) y dengue grave 0.44%. El 54.09% (1693) de los episodios de dengue en este año fueron notificados por los distritos de, Callería, Yarinacocha y Manantay.
Los distritos de mayor incidencia de episodios de dengue son: Callería, Campoverde y Padre Abad. Cabe destacar que, a nivel regional, solo el 82.35% del total de distritos han notificado episodios. Hasta la semana 26-2021, el mayor número de episodios confirmados y probables (2059) se han presentado en la etapa de vida adulto (41.48%), principalmente en el sexo femenino.
Asimismo, se han notificado al sistema de vigilancia 4003 episodios de los cuales 706 son confirmados, 1353 son probables y 1944 descartados. La incidencia acumulada a nivel regional es de 341.80 episodios por cada 100 000 habitantes.

VER TAMBIÉN:Médicos exigen tercera dosis contra el Covid-19 con la vacuna Pfizer


Razones detrás del incremento de casos durante la segunda ola
Según el reporte del Minsa, los casos de dengue comenzaron a dispararse entre fines de febrero e inicios de marzo, antes de la aparición de los primeros contagios de coronavirus en esta segunda ola. La presencia del Covid obligó a las regiones a concentrar sus esfuerzos en combatir el nuevo virus. “Lo que ocurre, en una pandemia, es que los servicios de salud se concentran en esa enfermedad”, dijo el decano del Colegio Médico Favio Sarmiento.
El médico agregó que los casos de dengue en la región pueden ser más que los 11.250 registrados por la Diresa, pues se ha reducido el control y seguimiento epidemiológico de los establecimientos de salud desde que llegó la pandemia.
La situación se agrava porque, para combatir el dengue, se necesita hacer fumigaciones y colocar larvicidas en los depósitos de agua, para evitar la reproducción de los zancudos transmisores.

VER TAMBIÉN:Inició vacunación para docentes rurales en Ucayali


Para eso, es necesario que el personal de salud ingrese a las viviendas, algo que no se realizó con regularidad por temor al contagio del Covid-19. “Durante la pandemia esta tarea se estuvo realizando y algunos de los fumigadores dieron positivo a la Covid-19”, dijo.
Añadió que otro de los factores del aumento de casos es un problema antiguo: el precario sistema de abastecimiento de agua potable. Según el Instituto Nacional de Estadística e Informática (INEI), en Ucayali solo el 45% de la población consume agua potable de la red pública. De ese porcentaje, la mitad tiene acceso a este recurso todos los días; y apenas el 8% tiene agua las 24 horas. El documento señala, además, que únicamente el 42% de la población tiene acceso a la red pública de alcantarillado. Sarmiento precisa que esa situación obliga a que la población acumule agua potable en recipientes, pese a que los especialistas señalan que es allí donde se crían los zancudos vectores del dengue.

VER TAMBIÉN:Hoy inicia vacunación a docentes rurales


Por su parte, el infectólogo Mariano Alarcón, dijo que los casos de dengue se debe a la pandemia y al descuido de los programas de control de los establecimientos de salud. “Antes del Covid-19, el dengue era un problema de salud en Ucayali. Pero, como se descuidaron los programas de control, se reactivaron enfermedades latentes”, aseguró.
Según el experto, las autoridades de salud deben concentrarse en aplicar las estrategias ya conocidas para controlar la expansión del vector y, además, adquirir la vacuna contra el dengue. “El gobierno debería pensar en vacunar a la población. La vacuna funciona en personas de entre 9 y 45 años, en regiones donde la enfermedad es endémica. Hay 18 países del mundo donde ya se aplica. El problema, en Perú, es el alto costo. Pero es una decisión política más que técnica”, enfatizó.

VER TAMBIÉN:EsSalud inicia vacunación a mujeres gestantes y pacientes oncológicos


Cifra alentadora en decesos por dengue
En lo que va del año la cifra de fallecidos por esta enfermedad es menor a la del 2020. Ha muerto sólo una persona perteneciente al distrito de Callería y se han reportado más de 2 mil enfermos. Las autoridades reconocen que han descuidado el control por el impacto del coronavirus, en cuanto a los casos.
Según la dirección de Epidemiología, los principales distritos con alto índice de contagios son: Callería (1151), Yarinacocha (308), Manantay (234) y Raymondi (101). Sólo se reportó 9 pacientes con dengue grave: 6 en Callería, 1 en Manantay y 2 en Padre Abad.
El director de salud, Juan Salas, está preocupado porque, en octubre, comienza la temporada de lluvias; lo cual incrementa la cantidad de depósitos con agua que se convierten en criaderos del vector del dengue. Por eso, recomendó mantener los hogares limpios, al igual que los recipientes donde se almacena agua. “La población debe asumir su responsabilidad y ser solidaria. Se debe educar a los niños y cambiar conductas, estilos de vida. En estos difíciles momentos de pandemia se requiere mucho apoyo”, dijo Salas.

Deja un comentario