Operan con éxito a niña atalaína que padecía malformación congénita

0
7

Mayli se convirtió en la hija adoptiva de médicos y enfermeras del Instituto Nacional de Salud del Niño (INSN), ubicado en Breña, Lima. Su sonrisa y ganas de vivir fueron motivo de alegría para el personal asistencial durante esta difícil etapa de la pandemia.
La menor de cuatro años pertenece a la comunidad nativa Anacayali, provincia de Atalaya, y llegó al nosocomio pediátrico debido a que nació con un defecto congénito nunca antes tratado.
“Vino con el diagnóstico de malformación anorectal (ano y recto no se desarrollaron correctamente durante el embarazo), con un fecaloma y distensión abdominal bastante marcado”, indicó Lillian Medrano Gutiérrez, médico asistente del servicio de Cirugía General.

VER TAMBIÉN:Ministro de Trabajo anunció inversión para más de mil plazas de empleo temporal


Precisó que la menor llegó en compañía de su madre que se encontraba gestando y que, además, ambas dieron positivo al covid-19. Debido a su avanzado estado de gestación, María madre de la pequeña dio a luz en un hospital de Lima, quedando Mayli al cuidado del personal de salud. La falta de afecto maternal hizo que la menor viera en las enfermeras y médicas a la madre que tanto anhelaba.
“Se encariñó con varias enfermeras del servicio a quienes decía mamá incluyéndome a mí, la niña se ganó el cariño de todos”, comentó la cirujana pediatra. Por la complejidad de su malformación, el tratamiento quirúrgico se realizó en etapas, primero, una apertura de colostomía que consistió en abocar una parte del intestino grueso para que pueda realizar sus deposiciones.

VER TAMBIÉN:Especialista acuícola capacitará a productores de Yarinacocha

Segundo, una anorectoplastía posterior y finalmente; una cirugía para la restitución del tránsito intestinal.
Todo esto trascurrió en un tiempo de nueve meses, donde la pequeña logró establecer lazos de amor con médicos, enfermeras y técnicas sanitarias; usualmente gustaba de bailar, conversar y hacer travesuras.
Una vez concluido su tratamiento, Mayli recibió el “Certificado de valentía”, por haber superado con éxito su enfermedad, y tras nueve largos meses volvió a los brazos de su madre, quien durante este tiempo estuvo alojada en un albergue junto a su bebé recién nacido. En ese sentido, María se mostró contenta y agradecida con el personal de salud que cuidó a su niña.


GABRIELA SÁNCHEZ

Deja un comentario