Extorsión, el negocio redondo de los robamotos

0
220

Les es suficiente 25 segundos para robar una moto y/o motocarro ‘sin cuello’, y en caso de que tenga este seguro, les basta 30 segundos para ‘peinarlos’. Conoce el modus operandi de las organizaciones criminales dedicadas al robo de vehículos que operan en Pucallpa.
SEGUIMIENTO
Los ladrones siguen a sus víctimas –en la mayoría de los casos- por dos o tres días, esto con la finalidad de aprender la ruta que usan, los lugares que frecuentan, y cuánto tiempo deja el usuario su vehículo. Luego de este seguimiento, los delincuentes fichan la hora y el día del robo.
EL ROBO
Una vez aprendida la rutina de la víctima, se lleva a cabo el peinado o el robo a mano armada del vehículo. En el primer caso, al ladrón le toma menos de 25 segundos prender la moto o motocarro y llevárselo, sin embargo, si el vehículo está ‘con cuello’, les toma un poco más porque primero patean la llanta delantera de la moto o motocarro. “Es para romper el cuello”, comentó un informante. En caso de que el robo esté planeado a realizarse a mano armada, son al menos dos personas las que realizan la acción delictiva. Obstaculizan el tránsito de su víctima –en general es en lugares donde hay poca gente-, se baja quien tiene el arma, y se lleva el vehículo. En casos que el conductor ponga resistencia, es disparado.

VER TAMBIÉN:Colocan primera piedra para pavimentación del jirón Manco Cápac


LA HUECA
Una vez concretado el robo, la moto o motocarro es llevado a una “hueca”, es el nombre que tienen las viviendas que sirven como “cocheras” para los vehículos robados, estas casas están en lugares alejados.
En cada distrito se estima que hay por lo menos tres “huecas”, según comentó nuestro informante. Al dueño de la vivienda se le paga a diario entre S/ 50 a S/ 100 por cada moto o motocarro (el monto varía por la marca o el modelo del vehículo).
MAÑAS
Anteriormente los vehículos robados eran cubiertos por una frazada húmeda, para interferir con la señal GPS –en caso de que tuvieran el dispositivo instalado-, pero actualmente se han sofisticado, utilizan bloqueadores de señal. Asimismo, inspeccionan a la moto o motocarro para encontrar el GPS y destruirlo.
En el distrito de Manantay, las huecas están ubicadas a espalda del Cementerio de la avenida Centenario y por los asentamientos humanos alejados. En el de Yarinacocha, están situados por el centro poblado San José, el asentamiento humano Las Perlas, entre otros. En caso de la zona céntrica de la ciudad, las huecas están por el sector La Hoyada.

VER TAMBIÉN: OSINFOR, UNU y FOREST inician curso de especialización para profesionales del sector forestal


CONTACTO CON LA VÍCTIMA
En muchos de los casos, por los vehículos robados, las víctimas se contactan con los delincuentes a través de intermediarios, que son amigos, conocidos o personas ajenas, estos hacen llegar a los dueños el precio que pusieron los ladrones por devolverles sus vehículos, y tanto como el pago y la devolución del mismo se hace por estas personas, con la finalidad de que los conductores no conozcan las identidades de los delincuentes. Cabe remarcar que los “intermediarios” reciben al menos S/ 50 por “su labor”.
Sin embargo, en ocasiones son los mismos delincuentes quienes llaman a los dueños, ¿por qué se da? Nuestro informante reveló que esto se realiza cuando los ladrones son cercanos a las víctimas. “Puede que lo hayan mandado a robar, o que sea uno de sus amigos o familia que esté detrás de todo”, dijo.
En caso de que la víctima acepte pagar por la devolución de su moto y motocarro, el monto generalmente es el 30% del precio original del vehículo. En la mayoría de los casos, el pago se tiene que realizar en 24 horas.
DESAPARICIÓN DEL VEHÍCULO
Cuando el dueño no desea o no tiene el monto que piden los delincuentes, los vehículos son vendidos. La venta se da en el estado original de la moto o pasa por un proceso de regrabado, siendo este último el más caro.
“Le funden el motor, lo lijan, el cuello también, todo para cambiar el número de serie del cuello y del motor. También se pueden falsificar papeles, pero eso ya es otro costo”, añadió.
Las motos o motocarros son finalmente vendidos en poblados del eje de la carretera Federico Basadre o en zonas rurales, también muchas veces los “nuevos dueños” llevan los vehículos a otros distritos alejados de la ciudad como Aguaytía, Nueva Requena, Tournavista, para revenderlas.

VER TAMBIÉN: Electro Ucayali inaugura electrificación en 17 asentamientos humanos


ROBO A DELIVERY
Motos como las modelo CRF son robadas a pedido de alguien. “Le dicen la misma gente a los ‘vagos’ quiero una moto de tal marca, y este va y lo roba, es un precio diferente también, sale más caro”, añadió.
Los vehículos motorizados que son más propensos a ser robados son las de la línea Honda, y los modelos preferidos por la delincuencia son Wave, Chacareras y Twister.
DESMANTELAMIENTO Y COMPLICIDAD
Los vehículos nuevos suelen ser desmantelados para luego ser vendidos en partes, cuando no hay un comprador, mientras que los que ya tienen años suelen ser rematados cuando tampoco tienen comprador. En caso de que la moto tenga requisitoria es más probable de que sea desmantelada.
Pero, ¿cómo saben los delincuentes si los vehículos tienen requisitoria?, nuestro informante señaló que hay miembros de la Policía Nacional del Perú que trabajan en conjunto con estas bandas criminales.
“Llaman al ‘tombo’ y le dan la placa y este le dice si tiene requisitoria o no, evidentemente se le da una tajada del dinero, también avisan cuando habrá un operativo en alguna hueca para sacar las motos”, culminó.
En una conversación con Ímpetu, fuentes policiales señalaron que al día se reportan de 5 a 7 motos como robadas, y se recuperan de 3 a 5 vehículos. Sin embargo, nuestro informante señaló que se roban a diario más de 10 vehículos en cada distrito, pero no todos van a denunciar el hecho y prefieren hacer un trato con los ladrones.


UNIDAD DE INVESTIGACIÓN

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí