Beatriz Yamashiro y Ciro López, sin ser funcionarios públicos, en tanto
a Jorge Velásquez Portocarrero le suspenden su sentencia
[dropcap]L[/dropcap]a  Primera  Sala  Penal  de  Apelaciones   y   en   Adición  Liquidadora,  presidida por Federick Rivera Berrospi, confi  rmó en todos sus extremos  la  condena  de  cuatro  años  de  prisión  efectiva  más  el  pago  de  cien  mil  nuevos  soles  que impusiera el juez René Cueva  Arenas,  del  Primer  Juzgado  Unipersonal   en   setiembre   del   2016  contra  Beatriz  Yamashiro  Nakasone, y a Ciro López Ballardo,  por  el  delito  de  negociación  incompatible,    por    el    sonado    caso de los “Juaneaudios”.Ambos   se   mantienen,   de   acuerdo  a  lo  expresado  por  sus  abogados,  alejados  de  la  aplicación del mandato judicial hasta que las apelaciones se cumplen y  puedan,  de  acuerdo  a  su  consideración,   recibir   el   benefi  cio  de   ley   que   consideran   les   corresponde.En   el   juicio      se   tomó   en   cuenta  las  declaraciones  de  un  Colaborador  Efi  caz  o  un  ciudadano  identifi  cado  con  la  clave  AB3 y que se supo luego que se trataba   de   Alex   Borbor,   sujeto   con  antecedentes  penales  e  involucrado  en  otros  procesos,  y  este  no  fue  considerado  como  tal     mediante     resolución     del     juez, además, ofi  cialmente  nunca se reveló su identidad. En    la    investigación    fi  scal  se  recibieron  las  declaraciones  de  los  miembros  del  Comité  de  Licitación  para  el  PVL,  quienes  indicaron  que  no  se  recibieron  presiones  de  ningún  tipo  ni  relacionadas a ninguna empresa. LÓGICA ABSURDAY   sobre   todo,   no   siendo   funcionaria  pública  y  reo  primaria,  se  le  condenó  y  ordenó  su  reclusión  en  un  centro  penitenciario,     mientras     que     el  mismo  juez,  a  Jorge  Velásquez    Portocarrero  que  sí  era  funcionario  público  y  tenía  el  nivel  jerárquico  para  el  direccionamiento,   y   también   uno   de   los   miembros   del   Comité   de   Selección   se   acogía   a   la   sentencia  anticipada  y  declaró  la  intervención  directa  del  expresidente   regional,   a   este   se  le  suspendió  los  efectos  de  la   sentencia   en   primera   instancia   hasta      que   se   cumpla   la  apelación  a  la  instancia  superior.Y  para  rematar,  al  entonces  administrador  municipal,  es  decir,  quien  sí  pudo  haber  cometido   los   delitos   materia   del   proceso   en   razón   al   vínculo  laboral  y  la  función  que  cumplía, fue absuelto y labora en el gobierno regional.FINAL COMÚNUn  mismo  juez  y  un  delito  similar,   sin   embargo,   no   tienen   sentencias  iguales  que  establezcan  un  rigor  de  justicia,  sino,  un  evidente desequilibrio en la aplicación de la norma. Pese a las notables  diferencias  de  los  hechos,  así  como  en  los  procedimientos  para   aplicar   las   sanciones,   los   dos  casos  podrían  tener  un  fi  nal  común, pues  los letrados de Ucayali  y  algunos  expertos  de  Lima,  consideran que no existiría en el caso  PETITA’S  la  posibilidad  de  una   absolución   y   tampoco   de   nulidad, pues se cuenta con jurisprudencia al respecto, quedando la  única  opción  de  confi  rmar   la  sentencia  de  primera  instancia.  Pero  en  la  extraña  lógica  judicial  todo puede ocurrir.Unidad de Investigación.
Comentarios