Destacan avance del Goreu en gastos de inversión

Concretar proyectos de inversión es una de las principales tareas de los gobiernos regionales. Lo tiene claro el gobierno nacional, que ha convocado de forma sostenida los encuentros conocidos como GORE Ejecutivo, uno de cuyos ejes temáticos es el destrabe de la inversión.

 

Es más: durante la última campaña electoral regional, así como una vez elegidas las nuevas autoridades de ese nivel, el presidente Martín Vizcarra hizo hincapié en que los proyectos de inversión no deben retrasarse por el cambio de los gobernantes.

 

Tras casi medio año de la asunción de los nuevos gobernadores regionales, vale la pena revisar en qué medida han logrado materializar la inversión de los más de S/ 9000 millones asignados para ejecutar proyectos. Si bien el porcentaje de gasto no garantiza la utilidad —o la calidad— de lo ejecutado, no deja de ser un indicador de la eficiencia de los gobernantes para usar los recursos.

 

MARCADAS DIFERENCIAS

En promedio, los gobiernos regionales han ejecutado el 16,2 % del presupuesto asignado para proyectos. Esto se traduce en un gasto de S/ 1500 millones de los más de S/ 9000 millones presupuestados. Sin embargo, las diferencias entre las distintas regiones son considerables.

 

La única región cuyo porcentaje de gasto a la mitad del año se acerca al 50 % de ejecución es Ucayali, que ha gastado el 49 % de su presupuesto para proyectos de inversión. Esta cifra es notoriamente superior al 28 % que obtiene su seguidor inmediato, Loreto. La diferencia entre Ucayali y las otras regiones se produce incluso cuando el actual gobernador regional, Francisco Pezo, ha sido elegido por primera vez para ocupar un cargo de elección popular.

 

Las cifras de ejecución en los otros departamentos no son las ideales. Solo cuatro se encuentran por encima del 20 % (Loreto, Lambayeque, Puno y Tacna). Peor aún, 15 de las 25 solo han logrado ejecutar entre el 10 % y el 19 %. Por último, cinco ni siquiera han ejecutado el 10 %. Huancavelica y el Callao tienen una ejecución de 6 % y 5 %, respectivamente.

 

CIFRAS QUE PREOCUPAN

La baja capacidad de ejecución de la mayoría de las nuevas autoridades regionales genera zozobra. En medio año, muchos gobiernos regionales deberán gastar a una velocidad notable para lograr cifras aceptables. Incluso suponiendo que muchos de los nuevos gobernadores están experimentando un proceso de aprendizaje tras su reciente elección —por lo que podrían mejorar en los meses venideros—, el limitado gasto hasta el momento deja entrever que será muy difícil, si es que no imposible, que alcancen la meta de ejecutar el 100 %.

 

Esta incapacidad para invertir supone que muchos proyectos de inversión requeridos para mejorar la calidad de vida —como mejoras en redes de agua y alcantarillado o en las vías de transporte— están hoy paralizados. Además, si los gobiernos regionales no mejoran su ejecución, tendrán dificultades para convencer al Ministerio de Economía y Finanzas —encargado de la distribución de los recursos públicos— de que pueden gestionar los montos que se les asignan, lo que podría afectar la cantidad de dinero que se les asigne en 2020.

 

Ante este preocupante escenario del primer semestre del año, se torna esencial el rol del Ejecutivo como articulador y promotor de las iniciativas de inversión que hasta el momento estén paralizadas. Profundizar la coordinación con los gobiernos regionales —más allá de los encuentros GORE Ejecutivo—, dar asistencia técnica constante y supervisar la ejecución son labores cruciales que el gobierno central tendrá que atender con más empeño. Esto, no solo con miras a finalizar el año con una tasa de ejecución mucho mejor, sino también para buscar que la situación no se repita año tras año. Sin este apoyo, las posibilidades de que el mal persista no son pocas.

 

CIFRAS

16,2 % es el promedio ejecutado por los gobiernos regionales para proyectos de inversión. Ucayali es la región que más gastó (49 %) y el Callao la que menos (5 %).

PERÚ 21