DIRECTOR DEL FONCODES EXPERIMENTÓ QUEDAR A LA DERIVA EN EL UCAYALI

La semana pasada estuvo en la Amazonía Wilber Venegas Torres, director ejecutivo del Fondo de Compensación Para el Desarrollo Social (Foncodes). Solo estuvo de paso por Pucallpa, porque su destino fue Contamana, para inaugurar en tres comunidades shipibas obras de mejoramiento del servicio de agua potable, en Padre Márquez. Y se encontraría con más agua de la que esperaba, pero en el río, pues de regreso la comitiva se quedó a la deriva en el Ucayali y, después, también les dejó el avión, porque de ese aeródromo no vuelan en las noches. La aventura, sin embargo, fue enriquecedora para el funcionario, quien sintió en la piel parte de la realidad en la Amazonía, que bien puede servir para que Foncodes abra nuevos enfoques al tratamiento de las necesidades en nuestros pueblos.

 

¿Cuánto le enseñó estar a la deriva en el río Ucayali?

Nos llevó a la realidad peruana. Nos podemos quedar varados en el ande, en desiertos de la costa o en nuestros ríos de la selva y eso nos llevará a la realidad peruana.

 

¿No sintieron zozobra?

No. Para mí fue agradable poder estar en medio de la naturaleza de uno de los afluentes del gran Amazonas, que concentra casi el 20 % del agua dulce del mundo. Uno no tiene esa suerte de disfrutar de la naturaleza en solo un par de días, pero a la vez nos lleva a compenetrarnos con lo que realmente es el país.

 

Como las distancias y las limitaciones de comunicación en la selva peruana.

El tema de la conectividad tenemos que trabajarlo bastante. Por eso es necesario articular esfuerzos a nivel del gobierno central, regional y locales junto con la población. La conectividad nos va a permitir mejorar nuestra competitividad. Creo que, especialmente en la selva, tenemos que invertir en esos sectores.

 

¿Foncodes desarrolla proyectos de conectividad e integración entre las comunidades?

Hasta hace algunos años se invertía en proyectos de infraestructura, pero habiendo un proceso de descentralización, todo lo que son las vías nacionales dependen del Ministerio de Transportes (MTC), las departamentales se encarga a Provías y las vías locales a las municipalidades. Foncodes ya no tiene casi ninguna injerencia en el tema de la conectividad.

Nos hemos orientado, más bien, a ver proyectos que nos permitan Incluir Para Crecer y trabajamos el tema productivo con la población.

 

¿Los dirigentes de los núcleos ejecutores no reclaman obras que conecten a sus comunidades y abran sus mercados o hasta transporte para los escolares que navegan horas para llegar a sus escuelas?

Un primer paso lo está haciendo el Programa PAID, del Ministerio de Inclusión Social (MIDIS), que lo encabeza la ministra Paola Bustamante, para poder dar todos los servicios en estos tambos, especialmente en la Amazonía, aunque no es suficiente. Pero debemos tener en la cabeza que Foncodes y los programas sociales van a desaparecer cuando ya no haya ciudadanos en pobreza extrema y eso lo conseguiremos cuando tengamos un desarrollo sostenible. Los programas sociales son temporales, porque el objetivo fundamental es aportar al crecimiento. Por eso la estrategia está en Incluir Para Crecer.

 

¿Cómo se saldrá de la pobreza?

La mejor forma es desarrollándonos económicamente, trabajar en lo que se tenga mejores posibilidades de crecer. Felizmente el Perú es tan diverso, en particular la Amazonía. Así como tenemos un gran boom gastronómico, en la Amazonía podemos tener, por ejemplo, un boom de plantas aromáticas. Pero a la vez tenemos la tendencia de buscar la producción orgánica. Ya lo hacían nuestros hermanos antes que nosotros, los occidentales, viniéramos a destrozar la producción con abono sintético. Habiendo esa capacidad de conocimiento, lo único que tenemos que hacer nosotros es darles los servicios. Los gobiernos regionales ya tienen un plan de desarrollo económico con distintas cadenas productivas, igual que los distritos. Tenemos que trabajar de la mano con ellos.

 

Articular el trabajo institucional del Estado.

Articular a nivel territorial. Ese es el objetivo del gobierno. El cierre de brechas tiene que trabajarse territorialmente. Antes se veía el desarrollo muy sectorialmente, cada sector por su lado. En este proceso de descentralización tenemos que trabajar de la mano los gobiernos regional, nacional, local y la población.

 

¿En ese escenario cuál es el papel de Foncodes? 

Solo canalizar. La población organizada maneja y ejecuta sus propios recursos por medio de los núcleos ejecutores. Y eso creo que es un mecanismo que da muy buenos resultados y rompemos todas las barreras burocráticas, porque los burócratas nos hemos acostumbrado a demorar, sellar papelitos y vemos que la población organizada en núcleos ejecutores puede facilitar todo y en 3 años terminar sus proyectos.

 

¿Cuál es visión del desarrollo territorial?

Por ejemplo Ucayali tiene ventajas comparativas sobre otras regiones. Y los gobiernos regionales y locales, dentro del plan de desarrollo concertado a nivel nacional, tienen un plan en el que han insertado las matrices de cada región con participación de la población. Entonces, no podemos duplicar esfuerzos, sino articular con ellos para que las líneas de producción sean desarrolladas adecuadamente. ¿Para que nosotros vamos a proponer otras opciones? Lo que hay que hacer es unir esfuerzos para cerrar las brechas de pobreza.

 

Pero acentúan una tendencia hacia la producción orgánica.

Es que la tendencia es esa, volver a tomar los productos orgánicos. La Amazonía, que tiene grandes recursos, no puede ser una zona donde sigamos destruyendo la naturaleza solo con el objetivo del “crecimiento económico”. Este crecimiento tiene que ser sustentable, porque nuestros hijos y nietos tienen que tener las mismas posibilidades o mejores que nosotros. Creo que hay una no tan buena experiencia con la industria maderera, que pudo hacerse en forma más responsable, pero en otros rubros no podemos cometer los mismos errores.

 

Incluir para Crecer es una estrategia que busca fortalecer la economía de las comunidades pobres. Para eso, estas tienen que vincularse también con la gran empresa. ¿Cómo alcanzar esa conexión?

Las grandes empresas empezaron siendo pequeñas. Y existe una gran ventaja en el Perú, que son los emprendedores. No tuviéramos este gran clúster Gamarra si no fueran cientos de pequeños emprendedores que se han juntado y han podido darse una oportunidad. Igual en Trujillo con la producción de calzado. Unos se ocupan de los tacos, otros de la suela, del cuero y todos crecen. En Italia está el clúster de la moda, unos diseñan, otros toman fotos o hasta producen pegamentos.

 

¿Cuál podría ser la opción en la Amazonía?

En la Amazonía, la articulación de los pequeños productores con otros emprendedores de distintos temas en un sector importante puede convertirnos en un gran clúster de agro exportación. ¿Qué lo impediría? Por eso Foncodes tiene que invertir en capacitación, en mejorar la tecnología para desarrollar un polo que sea sustentable. Creo que la Amazonía tiene grandes oportunidades. Ya lo está logrando Tarapoto, afianzándose en la producción de artículos como son el cacao, el café. Ya están entrando al proceso de transformación.

 

Ucayali tiene espacio también en esa línea.

Creo que Ucayali tiene también alternativas importantes. Hay que pensar en grande. No porque seamos pequeños vamos a dejar de soñar. Hay ejemplos. Topy Top tuvo que salir de Huancavelica y ser ambulante en Lima y hoy es una empresa importante. ¿Todos lo podemos lograr? Tal vez no, pero al estado le toca apoyar en este proceso y lo que quiere Foncodes es apoyar a los usuarios de nuestros servicios, que son los emprendedores que apuestan por el desarrollo de la Amazonía y se quedan aquí. Felizmente Foncodes trabaja especialmente con la zona rural.

 

Pienso que el centralismo no valora la capacidad productiva de la Amazonía. No la ve ni como bosque y su enorme potencial forestal y se preocupa solo de ser un país minero y pesquero.

Tenemos que invertir. El Ministerio de la Producción tiene la CITES de Madera para la Amazonía, y no solamente vamos a ser productores de recursos básicos, sino que hay que  desarrollar lo tecnológico. Hace 50 años no era posible pensar que productos de la Amazonía podían ser comercializados en la capital o exportados, pero ahora es factible. Países con peores problemas que nosotros lo han hecho, como Singapur. Lo que nos falta es invertir, tener un plan y trabajar en conjunto. El gobernador no puede estar divorciado del gobierno central. El alcalde con el gobernador. Y nosotros los servidores públicos tenemos que ser conscientes de nuestro papel como servidores. A nosotros nos pagan para trabajar para los ciudadanos. Pero si uno de nosotros falla, ahí empieza a no caminar el engranaje y a veces entre peruanos nos ponemos zancadillas.

 

Al trabajar con las poblaciones más pobres y alejadas, Foncodes se acerca a realidades desconocidas en otros ámbitos, como puede ser la existencia de productos útiles que no se conocían. Ustedes expusieron las virtudes medicinales de la copaiba y la están envasando en aceite, algo que puede ser exportable.

Se tiene que producir para generar ingresos y estar articulados al mercado. Por eso, cuando el gobierno regional hace el plan de desarrollo regional concertado, tiene que haber hecho los estudios adecuados, viendo las potencialidades de la región. Quién mejor que la autoridad regional, con los técnicos regionales, para detectar éstas opciones y Foncodes tiene que insertarse en ese proceso.

El aceite de copaiba fue toda una sensación en la ExpoAmazónica de Iquitos. Es un aceite que ancestralmente los shipibos lo usan para cicatrizar heridas. Se decía que era hechicería, pero es un aceite medicinal que ya se está comercializando a nivel de Lima por empresas reconocidas, como Santa Natura. Nosotros, en una primera etapa, hemos financiado el plan de trabajo de estos emprendedores, les hemos apoyado en el tema del marketing para poderse introducir en el mercado.

 

Foncodes está más cerca de toparse con estos descubrimientos. ¿Tiene alguna función para darlos a conocer a otra entidad para que los desarrolle?

Todavía no. Tendría que haber un protocolo que lo permita. El Ministerio del Ambiente ha desarrollado protocolos para conocimientos ancestrales. Como programa no tenemos el protocolo, pero tenemos que coordinar, porque el Estado es uno. Tenemos que articular mucho más y esas indicaciones nos las ha dado la ministra Paola Bustamante. Los programas sociales no pueden trabajar aislados y también como sectores tenemos que articular mejor para que, como Estado, podamos intervenir mejor, porque desperdiciamos muchas capacidades.

Este es un tema que, como acaba usted de indicarnos, vamos a tomar como una recomendación para coordinar con los otros sectores, porque estos conocimientos no pueden desperdiciarse. Y el Foncodes tiene la oportunidad de estar cerca al usuario de estos servicios.

 

NUCLEO EJECUTOR.

¿Cómo están funcionando los Núcleos Ejecutores (NE)? ¿Cómo está esta experiencia? Imagino que también se habrán generado casos de corrupción.

Sí, definitivamente los seres humanos somos imperfectos. Y cuando hay utilización de recursos, no hay ideología, tampoco nivel social ni cultural que sea garantía de un buen uso al cien por ciento. Pero lo que el NE permite es reducir los niveles de corrupción, porque la población organizada elige al presidente del NE. Y en una comunidad saben quién no es honesto y quién sí lo es. Es más difícil que la comunidad se equivoque y decida por alguien que tenga debilidades para darse bienes ajenos. El NE en alguna forma permite que eso se reduzca. Pero, como ser humano, nunca es al 100 % efectivo.

 

Entonces, han detectado.

Existe. Se han hecho procesos administrativos, denuncias y tenemos órdenes de cero corrupción por parte de la ministra Bustamante.

 

¿Y a nivel institucional?

Tampoco lo podemos permitir. Sí hubo actos de corrupción en algunas oficinas territoriales, no vamos a decir que no, pero estamos empezando a tomar las acciones correctivas.

 

¿Errores o corrupción?

Deslindemos. Una cosa es un error administrativo y otra es conscientemente recibir regalos de un proveedor para comprarle solo a él. Eso es corrupción y lo tenemos que cortar. Tenemos que estar alertas porque estos recursos le pertenecen a los ciudadanos.