“En el Hospital Amazónico trabajamos por la salud y vida de las gestantes”

En la primera mitad de este 2019 el incremento de casos de muertes maternas es preocupante. Se conoce que al menos se reportó 14 lamentables casos en la región Ucayali y 3 de estos ocurrieron en el Hospital Amazónico de Yarinacocha (HAY).

Ante esta situación, Walter Leveau Bartra, director del HAY indicó que trabajando fuertemente “para evitar estos casos”; porque una muerte materna es un problema que “a todos nos choca fuertemente y lo lamentamos”.

Lamentó que en el nosocomio que dirige ocurrieran 3 muertes maternas directas (debido al complicaciones en el procedo del embarazo, parto o puerperio); pero precisó que estos decesos fueron porque las gestantes llegaron en un estado muy crítico.

Aclaró sobre 2 muertes que allí se registraron: de una gestante que falleció producto de un accidente de tránsito (no es considerado muerte materna) y del caso de la gestante que provino de Atalaya que lamentablemente llegó cadáver y nada se pudo hacer.

“En el hospital el personal trabaja por la salud y la vida. Hay un médico ginecólogo las 24 horas, priorizamos la hospitalización, emergencias obstétricas, sala de parto y operaciones que es el área critica; aunque hay casos que escapan de la mano”, refirió.

Sobre estos lamentables casos también destacó que el HAY cada trimestre registra al menos 23 muertes maternas evitadas, gestantes que llegaron graves pero la reacción y atención del personal del hospital logró salvarlas de la muerte.

 

COMPLICACIONES EN LA ATENCIÓN

El director precisa que el hospital lidia contra el flagelo de las muertes maternas en situaciones muy adversas. Muchas gestantes llegan con complicaciones serias, la mayoría de ellas no acudieron a su control prenatal y con casos notables de anemia.

Otro problema es la referencia y la transferencia, tanto desde las zonas alejadas de la región, como la evacuación de estas pacientes a la ciudad de Lima, donde no las quieren recibir por falta de camas (en Lima con casos gravísimos). Sumado al presupuesto.

En este contexto sugirió la pronta creación y construcción de la Casa Materna, en especial porque mucho de los casos de las pacientes gestantes “vienen de lejos” como comunidades nativas y caseríos y que “son personas humildes económicamente”.

 

PREVENCIÓN

En este escenario el director del Amazónico exhortó a las mujeres y parejas a tomar en cuenta la prevención, el uso de anticonceptivos y la planificación familiar antes de traer a un nuevo niño al mundo y si deciden tenerlo que la gestación sea controlada.

 

 

Señaló que la edad óptima para un embarazo es de 20 a 35 años; “se recomienda postergar los embarazos en menores de 20 y evitarlos en las mayores de 35”, y añadió que el intergenésico de embarazos debe ser de cada 4 años, más aun si son cesareadas.

En el caso de las embarazadas deben acudir a su control prenatal, incidencia con la pareja, que el varón se involucre en el embarazo de su mujer, más el involucramiento de la familia.