Local

Gabino, el rey de los botes

Gabino Tarrillo Meléndez pinta el último bote que acaba de construir, en el puerto del jirón Atahualpa la tarde es soleada, pero gélida por la lluvia mañanera, y se concentra en terminar una obra de los miles que ha realizado. “Termino un bote de 10 metros de largo por mil quinientos soles de madera catahua. Es uno como para veinte pasajeros, carga más de una tonelada y media”, dice.

Continúa con su trabajo en compañía de su nieto. Luego recuerda que el bote más pequeño (canoa) que hizo, fue uno de tres metros y que costó doscientos cincuenta soles. Con una fuerza asombrosa —tiene 83 años— y 58 de ellos haciendo lanchas, cuenta que la embarcación más grande que ha hecho fue una de 28 metros y lo hizo en tan solo 20 días con dos de sus hijos.

Es muy importante ser responsable en el trabajo, me he cuidado bastante, por qué crees que me dan chamba. No hacer picardías, sino ni te recomiendan. Pero si haces una obra buena, ese señor fulano de tal, hace buena obra, así que allá vete.

Se dirige hacia sus herramientas, que se encuentran en un galón de aceite, adecuado para almacenar cada ejemplar. —Para construir un bote principalmente utilizo mi huincha, martillo, comba, serrucho, cepillo, prensa, esas herramientas uso para hacer un bote— dice, mientras muestra a cada una de sus “armas”.

 

¿De quién aprendió hacer botes?

De un maestro de mi pueblo Tamshiyacu, Iquitos, que en paz descanse don César Ríos, me invitó a trabajar cuando tenía 23 años.

 

¿Cómo empezó en este negocio?

Cuando me dieron de baja en el Ejército, he prestado servicio en Iquitos, Grupo de Artillería número 5, estuve desde el año 55 al 57, luego vine a Pucallpa en el año 85, ya tengo 34 años aquí.

 

¿Cuánto le dio este trabajo?

Tengo mucha clientela que hasta ahora me dan trabajo. De mis 9 hijos, 6 son varones y 5 de ellos se dedican a esta chamba. Hice educar a mis hijos, pero solo 2 son profesionales, tengo una bonita casa, una aceptable.

De este sector soy el más antiguo, en este lugar estoy 15 años, anteriormente estaba en otras partes de la ciudad haciendo este trabajo. —dice Tarrillo Meléndez con orgullo— en un buen mes hago 6 botes, en un mes bajo 2 o 3 botes.

Me explica, —ahora hay movimiento porque el río está crecido. Los meses de junio, julio, agosto son bajos. Pero cuando tienes cliente, a mí nunca me ha faltado. Me atoro con el trabajo, les paso a mis hijos.

 

¿Cuánto cuesta hacer un bote?

Un bote de 6 metros está costando seiscientos soles, de 8 metros mil soles, 12 metros a tres mil soles, 15 metros a cinco mil soles. El bote más caro es de la madera mashonaste es una madera dura, hay que saber clavarle bien, cuando está seco ya se dobla el clavo, tiene su secreto para clavar.

 

¿Cuánto tiempo dura un bote?

Un bote de catahua su promedio de vida es de 3 años, y las maderas más duraderas son el mashonaste, lagarto caspi, shihuahuaco, pumaquiro, la duración de 8 a 10 años.

La vitalidad de Gabino Tarrillo es admirable, y se anima a mandar un mensaje a los jóvenes: “el trabajo es honrado, la responsabilidad en el trabajo es importante, si tú eres irresponsable no te dan chamba, con la experiencia les digo jóvenes trabajen con honradez y verán que tendrán chamba, así como me ven a mí a esta edad de más de 80 años, sigo trabajando”.

Gabino Tarrillo Meléndez, de 83 años, trabaja en el puerto Atahualpa, para cualquier información comunicarse al celular 996945538, preguntar por el rey de los botes que con gusto los atenderá.

1
Hola, para cualquier consulta, no dudes en escribirnos.
Powered by
Diario Impetu

FREE
VIEW