Pucallpa: ciudad del miedo

0
440

Un padre de familia y su compañero de trabajo, cada noche tienen que acompañarse para regresar sanos y salvos a sus viviendas; la hora de salida es lo más tenso que viven cada noche, puesto que su barrio es tierra de nadie con asaltos diarios, arrebatos y hasta asesinatos.

El lugar temido es el asentamiento humano Acho Mego, en Yarinacocha. Ambos fueron víctimas de asaltos a metros de sus hogares y pese a siempre acompañarse, el miedo está latente. Es la desconfianza y temor que comparten los habitantes de Pucallpa desde que salen de sus viviendas, en las calles y hasta cuando regresan a sus hogares después de su jornada laboral y ni hablar de los empresarios, que son marcados a diario.

En esta ciudad se hace más común que apunten en la cabeza con un arma de fuego para arrebatar un celular o que disparen a matar por una cartera o por un monto menor a los 100 soles. La Policía afirma que actualmente, los delincuentes son más sanguinarios que los que se mantenían al margen de la ley cinco años antes. Es decir, antes era común salir ileso de un asalto, pero hoy, es un milagro salir vivo.

Se hizo cotidiano que los delincuentes sean detenidos con armas de fuego, revólver, armas hechizas, pistolas, etc. y a la fecha ya se habla de bandas criminales que portan armas de guerra. Así ayer, Enrique Goicochea Chunga, jefe de la XIII Macro Región Policial, informó sobre la detención de la banda criminal “Los Fierreros de Yarinacocha”, se les encontró en su poder dos fusiles, una retrocarga, una escopeta, pistolas, cartuchos y municiones.

SOBREVIVIR A LA DELINCUENCIA

Ante el aumento de la delincuencia, la población toma medidas cada vez más drásticas para mantenerse a salvo, salir más temprano, movilizarse en grupos, esconder las pertenencias y el dinero en las partes del cuerpo o inclusive en las medias, cambiar constantemente de ruta, evitar zonas oscuras, entre otros, esfuerzos que lamentablemente no consiguen cambios drásticos, pues la delincuencia no cesa.

Roban en la puerta de las casas o en pleno centro de la ciudad o asaltan a plena luz del día. Disparan si ponen resistencia o si no tienes dinero. Por si fuera poco, se registran casos de sicariato, padres asesinados en presencia de sus hijos menores de edad.

Los casos de desapariciones son parte de lo cotidiano, el mayor número de desaparecidos son menores de edad, niños, niñas y adolescentes. Muy posibles víctimas de redes de trata de personas. Padres de familia denunciaron la desaparición de sus hijos, niños que jugaban en el patio de su casa, que se quedaron al cuidado de un conocido, que fueron al colegio. Ante esto, hasta mandar a la tienda de la esquina a los menores de edad sin compañía de un adulto, es un riesgo que cada vez más padres no quieren tomar.

DELINCUENCIA QUE NOS AHOGA

Pucallpa aparte de ser la ciudad con mayor población de Ucayali, es la ciudad con mayor presencia de actividad comercial, en ella están ubicadas además de centros comerciales, entidades financieras, hiperbodegas y comercios en general. En otras palabras, es el lugar con mayor flujo económico, y también donde ocurren el mayor número de actividades ilícitas de todo Ucayali.

En lo que va del año, solo en Coronel Portillo se registraron siete casos de homicidio, dos casos de ajuste de cuentas, más de 269 casos de robo agravado a mano armada de dinero, de celulares y de carteras, al menos 270 casos de delitos contra el patrimonio y 27 muertes violentas.

Solo en el 2021, en Callería, se reportaron 996 incidencias delictivas, en Yarinacocha mil 237, en Manantay mil 86 y en Campoverde 179. En los tres primeros distritos fueron de alta prioridad los casos de homicidio, robo y robo agravado.

ACTIVIDADES ÍLICITAS EN LA CIUDAD

En la zona céntrica de Pucallpa, es común que ocurran casos de hurto, marcaje, reglaje, cambio de tarjeta, y en muy menor índice los casos de asalto, pero en horas de la madrugada. Esto debido a que las entidades financieras están situadas allí. Los delincuentes marcan a sus víctimas al salir de los bancos, y luego las siguen para asaltarlas en la periferia. No se reportan muchos casos en las zonas con mayor concurrencia, por haber mayor presencia policial, cosa que no ocurre en la periferia.

En los asentamientos humanos alejados, los delitos de los que en mayor probabilidad podrían ser víctima los ciudadanos son robos a mano armada, asaltos, cogoteo (modalidad de asalto que consiste en tomar a la víctima por la espalda y sujetarla por el cuello) y arrebato de celular.

También se hace presente el tráfico de tierras y las invasiones, por ejemplo, desde hace más de cinco meses se reportan invasores en propiedad del Parque Natural, fueron desalojados en más de cuatro oportunidades, pero siempre regresan. También es más probable la captación de víctimas para la trata de personas, que son llevadas a realizar trabajos de connotación sexual en contra de su voluntad. La presencia de bandas criminales son el pan de cada día, que hasta cobran cupos a las trabajadoras sexuales.

POBLACIÓN SE SIENTE INSEGURA

El miedo de la población de Ucayali se incrementa. Datos de Seguridad Ciudadana afirman que la percepción de la población con respecto a que si serian víctimas de algún hecho delincuencial aumentó en un 3.7% en el periodo de septiembre de 2021 a febrero de 2022, a comparación de la percepción que tenían en el periodo de septiembre de 2020 a febrero de 2021.

Y no es para menos, el Informe Técnico Estadístico de Seguridad Ciudadana N° 02-2022 elaborado por el Instituto Nacional de Estadística e Informática, la tasa de victimización de Ucayali, de setiembre del 2021 a febrero del 2022, es de 16.1% (aumentó 0.9%).

La Policía no cuenta con la logística suficiente para enfrentar al crimen organizado, hay comisarías sin vehículos operativos, por lo que utilizan los vehículos brindados por las municipalidades para patrullar. Aunque hay un proyecto en curso para adquirir camionetas, motocicletas y demás por parte del Gobierno Regional de Ucayali, la Policía no se cruza de brazos y entrena a grupos especiales para enfrentar frontalmente a la delincuencia.

Dentro de unas semanas saldrán a las calles el Grupo de Intervención y Rescate (GIR), un grupo especializado que actualmente sigue en capacitación. Son más de 20 sus integrantes. Enrique Goicochea respalda el accionar policial que, con poco, hacen mucho. Se reportó la muerte de dos delincuentes a manos de efectivos. O morían los delincuentes o morían los policías. “Los delincuentes apuntaron a los efectivos cuando estos los intervinieron”, dijo. 

EMERGENCIA QUE NO SE SIENTE

Con Decreto Supremo Nº 077-2022-PCM, el Ejecutivo prorrogó por sesenta días más el estado de emergencia por inseguridad ciudadana de Ucayali, estado de emergencia que no se siente por la población, ya que a los únicos que ven en las calles son a la Policía y no a los miembros de las Fuerzas Armadas.

Tampoco hay una reducción de la percepción de inseguridad ciudadana, y es que el hecho de que se detengan a delincuentes que ya habían sido detenidos poco tiempo antes, pero fueron liberados por la justicia, no da seguridad a nadie.

MARTHA ZACARIAS

Deja un comentario