Mediante un comunicado, Rainforest Foundation, informó que han transcurrido más de tres años desde la muerte del líder indígenas Edwin Chota, Jorge Ríos, Francisco Pinedo y Leoncio Quinticima, pero aún los culpables siguen sin enfrentar cargos e incluso alertaron que las amenazas en contra de la comunidad nativa Saweto continúan.

La fundación indicó que las investigaciones continúan, pero se culmina el tiempo que la fiscalía solicitó para acusar a los supuestos asesinos de los indígenas que encontraron la muerte tras defender su territorio de la tala ilegal.

El grupo estadounidense a cargo de la representación de las víctimas indicó que el caso emblemático no encontraría justicia, y podría quedar archivado por el deficiente trabajo de la fiscalía. “Esto podría archivar y cerrar el caso sin acusación fiscal”, dijo Margoth Quispe, abogada de la organización.

La agrupación ambientalista denunció que la fiscalía “no cumplió con la investigación para generar evidencia suficiente para acusar a los presuntos implicados. A pesar de contar con testigos, evidencias e informes de las diligencias practicadas por la policía en apoyo al fiscal, la fiscalía todo este tiempo vino argumentando no tener los recursos suficientes para obtener la evidencia necesaria para proceder con su función”.

El fiscal contra el crimen organizado de la región Ucayali a cargo del caso, Julio Reátegui, dijo por teléfono a The Associated Press que hasta ahora solo conocen los apodos de 12 presuntos sospechosos y apenas tienen identificado a un implicado.

“A esa persona identificada la vamos a acusar”, dijo. Reátegui agregó que se presume que narcotraficantes mataron a los indígenas porque éstos realizaban denuncias por tala ilegal “y al hacerlo llamaban la atención de la policía, entonces indirectamente afectaban a los narcos que siguen esa ruta para llegar a Brasil”.

El fiscal añadió que tampoco tiene “muchas pruebas materiales del caso porque los cadáveres fueron hallados después de 10 días de asesinados en el medio del bosque y solo encontramos osamentas”.

Comentarios