A más de medio mes aún no atrapan al “Monstruo de Semana Santa”

0
36

Nilton Michel Dávila Cerna, “El Monstruo de Semana Santa” y feminicida confeso, sigue en libertad a medio mes haber perpetrado su crimen. Desde su escondite atemoriza a la familia de Ángela Collazos Arimuya, la primera víctima de feminicidio de Ucayali en lo que va del año. “Donde las vea las voy a matar”, fue el último mensaje de Nilton dirigido a la prima de Ángela.
El 11 de marzo Ángela o “Chelita” como le decían sus amigos, acudió a la comisaría de San Fernando, se dirigió a la sección Familia y pidió garantías para su vida. “No tienes suficientes pruebas”, le dijeron, según contó un familiar que la acompañó. Tres semanas después, Chelita terminó la madrugada del primero de abril, -fecha que coincidió con el Jueves Santo– con un cuchillo asestado en la boca.

VER TAMBIÉN:Madre e hija habrían sido asesinadas por expareja


¿Se pudo prevenir su muerte? La respuesta ya no intriga más a la familia, sólo quieren recuperar sus vidas, quieren volver a cómo eran antes de que el “monstruo” se topara con ellas. “Es una pesadilla” que parece no tener un “despertar”, más aún que están sin resguardo policial.
Por otro lado, fuentes del Ministerio Público señalaron que; están trabajando coordinadamente con la Policía Nacional para dar con la ubicación del feminicida. Estas labores se realizan de manera reservada para que “nadie pueda obstaculizar las acciones que viene realizando la División de Investigaciones de Delitos de Alta Tecnología”.

VER TAMBIÉN:Adolescente se quitó la vida tras discutir con su padrastro


Asimismo, la Defensoría del Pueblo tomó cartas en el asunto y además de brindarle asesoría legal, pedirá las garantías necesarias para que los miembros de la familia de Chelita cuenten con resguardo policial las 24 horas. ¿Es suficiente? ¿Se hizo justicia? En una conversación con este medio, dos de los cuatro hijos de Ángela concordaron que “nada puede devolverle a su madre”, pero como único pedido a las autoridades, desean que atrapen a su asesino.
Tres instituciones estatales, una “exhaustiva búsqueda” y “alta tecnología”, están en una carrera contra el reloj que pareciese que van perdiendo. ¿La meta en común? Atrapar a un hombre que se burla de la labor policial. “Camino delante de ellos y ni me reconocen”, y jura que en cualquier momento asesinará a dos mujeres más.


MARTHA ZACARIAS

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí