Pucallpinos gastan más de medio sueldo en pasajes

0
653

Atrás quedaron los años donde la tarifa del transporte en motocarro costaba 1 sol, a lugares más alejados de Yarinacocha o Manantay se llegaba pagando  2 soles. Actualmente, el pasaje mínimo se ha elevado 300 %, pues se paga 4 soles como tarifa mínima.

Más de 50 mil trimóviles ruedan en Pucallpa y localidades cercanas ofreciendo en exclusiva sus servicios de transporte público, nadie les hace competencia, apenas unos cuantos vehículos de 15 pasajeros y pocos más de taxis colectivos.

La excusa perfecta de los motocarristas es el alto precio de la gasolina, “está cara” afirman, sin embargo el alza golpea en gran magnitud los bolsillos de las familias ucayalinas, los que no cuentan con movilidad propia, prácticamente se les va el 50 % de su remuneración en pasajes.  

A estas alturas, el alza es imparable, las asociaciones de motocarristas comunicaron hace dos meses el aumento de sus tarifas en el cobro de pasaje a 5 soles, como precio regular según la distancia.

Justifican que tomaron está medida debido al alto costo de vida en la ciudad de Pucallpa, donde el combustible, el gas doméstico y los alimentos continúa en alza.

Mientras tanto, una gestión edil más concluye sin atender la necesidad del transporte público masivo en la ciudad capital de la región Ucayali y sus distritos cercanos.

SUELDO PARA LOS PASAJES

Esta problemática, ha afectado directamente los bolsillos de los jóvenes universitarios y de los padres de familia, ya que al no contar con una movilidad propia, tienen que hacerlo a través de un motocarro, gastando a diario un promedio de 25 soles como mínimo.

Alison, una estudiante de Derecho de la Universidad Nacional de Ucayali, vive por el distrito de Yarinacocha, cada mañana para llegar a su centro de estudios paga 7 soles, si es sólo hasta la puerta principal, si pide que le hagan ingresar hasta el campus universitario, tiene que pagar un sol más, es decir, diario gasta 8 soles en pasaje hasta la universidad, haciendo un total de 75 soles a la semana.

Si la joven quiere trasladarse desde su casa hasta el Mercado Minorista gasta 7 soles, si decide ir al centro comercial El Huequito, le cobran otros 7 soles, desde este punto al Mercado N°1 le cobran 4 soles, para regresar a su casa 8 soles más. Es decir, el 50 % de su sueldo, que asciende a mil soles, lo gasta solo en pasajes, sin contar los gastos alimenticios, alquiler y materiales de estudio.

“Hoy en día sale más rentable contar con una moto propia, pero la delincuencia está a la orden del día y da miedo ser asaltados si se cuenta con una moto nueva”, lamenta la joven universitaria.

YA NO EXISTE EL PASAJE DE 2 SOLES

Los ciudadanos que transitaban por el centro comercial “El Huequito”, manifiestan su desazón por el aumento del costo del pasaje.

Los jóvenes expresaron su descontento ante la desaparición del pasaje de 2  soles, que a más de uno les salvaba de un apuro. “Antes hacía andar dos soles en mi bolsillo porque me sacaba de apuros cuando quería llegar rápido a algún lugar, ahora menos de tres o cuatro soles no encuentras, no quieren llevarnos si no les haces su gusto”, dijo una comerciante.

Los pasajeros señalaron que no hay ninguna autorización de las autoridades para que los mototaxistas aumenten sus tarifas. “Las autoridades tienen que parar esto, a ellos (mototaxistas) nadie los controla, por eso hacen lo que les da la gana, ahora la plata del mes se gasta casi todo sólo en pasajes”, señaló otro ciudadano. Sin embargo el libre mercado nos dicen.

TAMBIÉN SOMOS VÍCTIMAS…

Consultando a los transportistas que hacían cola con sus vehículos en el estacionamiento de Real Plaza, algunos afirmaron que tuvieron que subir las tarifas porque fueron amenazados con ser expulsados de la asociación a la que pertenecen.

“El pasaje subió por muchos factores, nosotros también como transportistas nos hemos visto afectados, todo está caro y la población lo sabe. Antes con una ganancia de 50 soles al día alcanzaba para la comida y otros gastos de la casa, pero ahora ni para pagar la luz o el agua alcanza, ante esto es que se acordó con todos los asociados en subir el precio, de otro modo no nos podemos solventar”, dijo el mototaxista. Desde este punto de la ciudad, la tarifa mínima del pasaje es 6 soles.

Por su parte, el subgerente de Tránsito y Transporte de la Municipalidad Provincial de Coronel Portillo, Freddy Capcha, calificó de innecesario el aumento de la tarifa y recomendó a los motocarristas no fomentar la especulación.

TAXISTAS “SE SUBEN AL COCHE”

Tomando un taxi colectivo desde el kilómetro seis hasta la avenida Centenario, antes costaba 1.50, ahora subió un sol más, 2.50, este incremento no lo aplican todos, ya que existen aún taxistas que siguen manteniendo sus tarifas bajas, aunque esto implique un desajuste en la canasta básica, ya que, según señalan, tampoco les alcanza.

Para ir de la avenida Centenario al distrito de Yarinacocha cuesta entre 2 a 2.50, dependiendo del taxista, ya que hay algunos que son conscientes. “Trabajo 30 años “taxeando” en Pucallpa, las ganancias al día son menores que la un motocarrista, nosotros no hacemos especulación, hay algunos que se han contagiado de esa maldad, pero otros somos conscientes que la situación está difícil, aparte si subimos las tarifas, perdemos pasajeros”, señaló un conductor de taxi colectivo, que dijo llamarse Javier. 

Ante ello, los ciudadanos tampoco han sido ajenos a las críticas contra algunos taxistas, empezado a cuestionar la nueva alza del pasaje, el cual se da en medio de una crisis económica y social, ya que consideran que ante esta coyuntura todos se han visto afectados; no solo el rubro de transporte.

“TODO ESTÁ CARO”

Los miembros de la Asociación de Motocarristas del distrito de Yarinacocha hicieron notar su malestar con el precio actual de combustible, hecho que no cubre las ganancias de los conductores al momento de brindar sus servicios. Incluso realizan carreras a otros distritos con una distancia considerable que tampoco les resulta favorable.

El alza del costo de vida que se viene dando desde hace meses en el país, viene afectando diversos sectores en Ucayali, los dirigentes de las asociaciones de mototaxistas determinaron incrementar sus tarifas, ya que de manera silenciosa subió el precio del combustible, razón por el cual decidieron que una carrera mínima cueste 4 o 5 soles.

Antes del incremento del precio de la gasolina, los mototaxistas se abastecían con 15 soles para trabajar todo el día, sin embargo, hoy en día lo hacen con 35 soles y no les resulta rentable seguir operando con la tarifa antigua.

“Antes una carrera cerca costaba como mínimo 2 soles, ahora lo hacemos con 4 soles. Solo esperamos que baje el precio del combustible para seguir cobrando como antes” manifestó Eyner Reátegui, dirigente de una de las asociaciones de conductores de trimóviles.

Reátegui señaló que el precio de los lubricantes y de los repuestos de sus vehículos también incrementó, es por ello que pide comprensión a la población, ya que sus tarifas subieron por la actual coyuntura y esperan que pronto disminuya.

“Si todo sube de precio, lo lógico es que las tarifas del transporte urbano, también se incrementen” acotó Eyner.

TRANSPORTE PÚBLICO “INSUFICIENTE”

Si los motocarros encarecieron sus tarifas, en parte es porque nadie les hace competencia. En Pucallpa, existen menos de 20 buses que brindan servicio de transporte público, además de notar lo desgastados que se encuentran, es insuficiente para una población de más de 400 mil habitantes, donde el 60% se transporta a través de vehículos públicos, sólo el 40% cuenta con movilidad propia, esta gran diferencia está generando malestares en la población.

“En este carro entra un promedio de quince personas, unos diez van sentados y el resto a pie, la mayoría que se sube vienen de la carretera, son pocas las personas que quieren subirse, esto por la falta de costumbre. Máximo el pasaje está 2 soles, dependiendo de la distancia, no se puede subir a más porque la población no quiere pagar y no estamos para perder pasajes”, dijo Carlos, chofer de transporte público.

“Nos dijeron que traerían más buses, pero eso fue hace dos años, luego llegó la pandemia y al parecer ha paralizado esta iniciativa. Otro problema es la falta de choferes, ya que deben contar con licencia y muchos no tienen, hay unos tres o cuatro carros que quedan estacionados todo el día, porque no hay choferes”, agregó.

Esta situación podría empeorar, teniendo en cuenta que pese a la huelga nacional de los transportistas para reducir el precio de la gasolina, hasta la fecha no se soluciona, ni se llegó a un acuerdo con las autoridades competentes, ocasionando una nueva huelga indefinida ya convocada para este 4 de julio.

Ante ello, no hay pronunciamiento alguno de las autoridades para frenar esta nueva medida de lucha, por lo que alimenta más la sospecha que ni los altos mandos pueden dar solución a la inflación que vive cada día el país, siendo los más perjudicados las familias peruanas.

GABRIELA SÁNCHEZ

Deja un comentario