casos de violación, de agresión y de feminicidios sin culpables

0
55

En Coronel Portillo se reportan más casos de violencia de género que, de hurtos. Al mes en promedio unas 60 mujeres son agredidas, en su mayoría, por sus convivientes. Según datos de la subgerencia de Serenazgo y Policía Municipal, estos se reportan con mayor ocurrencia que los actos delictivos de hurto de celular, prendas y/o productos, inclusive, es superior al robo de motos.

VER TAMBIÉN: Balean a policía cuando llegaba a su casa

Se estima que este escenario se repite en las demás provincias de Ucayali. Por si no fuera poco, nos encontramos entre los departamentos que tienen más casos de adolescentes que se volvieron madres luego de haber sido violadas.

A eso se suma, los tres feminicidios ocurridos este año, entre abril y junio, que hasta la fecha no tienen ningún sentenciado. Hoy, 25 de noviembre se conmemora el Día Internacional de la Eliminación de la Violencia contra la Mujer, por lo que recordaremos la historia de algunas sobrevivientes y la de algunas víctimas, cuyos familiares claman justicia.

VIOLENCIA SEXUAL PADECIDA POR LUCÍA, BEATRIZ Y ANA

Callería: Lucía es una adolescente de 17 años, y tenía 4 cuando regresó a vivir con su mamá, (vivía anteriormente con su bisabuela y su abuela), fue en ese año que su padrastro comenzó a abusar sexualmente de ella. Su mamá salía de viaje y su padrastro se quedaba en casa.

El padrastro sacaba a sus hermanos menores para que jueguen en la calle, mientras que ella se quedaba en su vivienda, momentos que aprovechaba para tocarla y violarla.

VER TAMBIÉN: Mujer busca a su esposo ante falso incendio en árbol de Real Plaza

“En algún momento él me amenazó cuando estaba ya un poquito más grande, me dijo a mí, si dijera algo él, le iba a hacer algo a mi mamá, como ella estaba embarazada le iba a matar a mi hermanito que estaba a punto de nacer. Siempre me amenazaba, (…). Una vez me dio un lapazo. Creo que él había discutido con mi mamá y yo era chiquita, creo que grité y él se molestó y me dio a lapazos bien fuertes de ida y vuelta”, contó Lucía a las realizadoras del estudio Nuestras Voces Sí Importan.

Actualmente, la mamá de Lucía se separó de su padrastro y ella está tratando de sobreponerse y mirar hacia el futuro.

“Ya quise sobrellevar ese problema que había tenido; darme cuenta es algo que pasó, pero yo debo seguir adelante”, culminó.

Yarinacocha: Beatriz tiene a la fecha 45 años, a los 15 fue secuestrada y violada por un conocido de su familia. Producto del abuso sexual tiene una hija.

Cuando Beatriz era adolescente su hermana llegó a su casa con su enamorado y un amigo de 24 años. Este sujeto frecuentaba a la familia mostrando interés en ella.

En una oportunidad, cuando el visitante bebía licor con el padre y el cuñado de Beatriz, se acabó la cerveza, por lo que él se ofreció comprar más. El padre mandó a Beatriz con él para que le indique dónde venden. Fue en ese momento cuando él la secuestró.

VER TAMBIÉN: Policía balea en la cara a delincuente cuando asaltaba Caja Huancayo |VIDEO

Él la llevó a su cuarto, la retuvo toda la noche y abusó sexualmente de ella, amenazándola si decía algo.

“Me dejó encerrada, se fue a tomar y de ahí vino en la madrugada bien borracho. Yo de miedo lloraba, yo le dije que no me haga daño, él dijo que no me haría daño, pero al hombre borracho no le importa nada”, contó. 

Cuando los padres se enteraron que Beatriz estaba embarazada, su padre estaba de acuerdo en un aborto, porque era muy joven para tener un hijo, mientras que su madre consideraba el aborto un crimen. Beatriz dio a luz y actualmente su hija es consiente que nació producto de una violación. Con respecto a su vida sentimental, decidió ser madre soltera y no tuvo ninguna pareja.

Manantay: Ana tiene 16 años, a los 14 fue violada por el amigo de un vecino, mientras dormía, fruto de ello quedó embarazada.

La mamá de Ana vendía cerveza en su casa, por ello muchos hombres la frecuentaban y permanecían allí hasta altas horas de la noche. Ana dormía en un cuarto al fondo de la casa. Una noche el amigo de su vecino entró a su habitación, le tapó la boca y la violó. Por el alto volumen de la música nadie pudo escucharla gritar, ni tampoco había alguien cerca para protegerla.

Ana le contó a su familia sobre lo que le sucedió y cuando se enteró que estaba embarazada, tomó la decisión de abortar. 

“Pero yo no quería tener al bebé, porque al ver su cara me voy a acordar lo que pasó. Me sentí muy mal no sabía qué hacer. Yo no quería tenerlo, también no me daban esas ganas”, dijo.

MUERTES ANUNCIADAS

De ocho martillazos y tres cuchilladas, fue asesina Ángela Collazos Arimuya de 49 años, la madrugada del Jueves Santo, en abril de este año. Su asesino, Nilton Michel Dávila Cerna se encuentra prófugo desde entonces. La Policía no puede atraparlo y el Ministerio del Interior no lo puso en la lista de Los Más Buscados, pese a que, según la exministra de la Mujer, Silvia Espinoza, cumplía todos los requisitos para estarlo y sumado a eso, la excongresista Nelly Huamaní mandó un oficio durante su gestión para que se le incluyese. Cabe precisar que Ángela se acercó meses antes de ser asesinada, a una comisaría a denunciar, sin embargo, no pudo hacerlo porque “no tenía las pruebas suficientes”.

VER TAMBIÉN: Policía balea en la cara a delincuente cuando asaltaba Caja Huancayo |VIDEO

Entre la maleza, con signos de haber sido golpeada y violada, encontraron a mediados de mayo, el cuerpo de Suni, una adolescente de 13 años, que fue abusada sexualmente por su primo, quien se encuentra detenido y a pocos meses de cumplir su prisión preventiva. Hasta la fecha no es juzgado.

Asimismo, a finales de junio, Wendy Hidalgo Ríos de 23 años, murió en su vivienda, luego de que su expareja la abriera el vientre con un cuchillo, hasta el punto dejar expuestos sus intestinos. Jesús Ramos Luna, es su feminicida, quien anteriormente había sido denunciado por su víctima.

La denuncia de Hidalgo se quedó en la mesa de partes de un juzgado que debía darle medidas de protección, junto con más de 100 denuncias. Había sucedido que la Corte Superior de Justicia de Ucayali, no puso personal calificado en el área. 

PARA ELLAS NO HAY JUSTICIA

De todos los casos relatados, ninguno tiene a su agresor sentenciado. Es más, según el informe Nuestras Voces Sí Importan: Historias detrás de los embarazos forzados, los dos primeros casos narrados de violación no fueron denunciados, porque la familia de las víctimas así lo quisieron. Mientras que el tercero, no fue denunciado porque la propia comisaría les puso trabas.

“Ellos jamás van a cambiar. Uno cuando vive eso piensan que ellos van a cambiar, pero no es así. En mi caso, mi esposo dice que no tiene ningún problema, que la loca soy yo. Eso es lo que hacen, te hacen sentir culpables”, aconsejó Carla, víctima de violencia psicológica y física, por parte de su actual esposo.

Carla actualmente está siguiendo un proceso judicial en contra de su aún esposo, según contó a Ímpetu. Un juzgado le dio medidas de protección a ella y para colmo a su agresor también.

Actualmente el Perú cuenta con la Ley N°30364, Ley para Prevenir, Sancionar y Erradicar la Violencia contra las Mujeres y los Integrantes del Grupo Familiar. La Defensoría del Pueblo de la región encontró que la implementación de esta ley no cuenta con presupuesto propio en el departamento.

Asimismo, la provincia de Purús no cuenta con una Instancia Municipal de Concertación para Erradicar la Violencia contra la Mujer y los Integrantes del Grupo Familiar, como lo estipula la ley, mucho menos un reglamento interno o un plan de trabajo. En las otras tres provincias, Coronel Portillo, Padre Abad y Atalaya, sus indicadores de violencia contra la mujer y entorno familiar no han disminuido.

OBSERVATORIO

Según indicadores del Observatorio Regional de Ucayali, en nuestro departamento se reportan más casos de violencia física, le sigue en la lista los casos de violencia sexual y los de violencia psicológica, en los últimos cinco años. Sin embargo, hasta junio de 2021, se reportaron más actos de violencia sexual.

Con respecto a la violencia familiar, de los 163 casos atendidos por el Instituto de Medicina Legal y Ciencias Forenses, es en la provincia de Padre Abad donde se encuentra el mayor número de víctimas (136).

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí