Ímpetu: De ser el periódico más vendido a liderar las plataformas digitales

0
59

La fecha no pudo ser más festiva, el 28 de julio de 1969 nació el Decano de la Amazonía, fue bautizado como Ímpetu y el lema que hizo suyo fue: “Un reto a la inacción y al conformismo”, y desde esa fecha recorre nuestras calles y en cada una de sus páginas, como dice el antiguo refrán “a veces a trancas y otras a barranca”, enumera los principales hechos que ocurre en nuestra región y en el país.
Son 52 años que nuestro extinto director fundador, Fernando Sánchez Vela sacó a circulación el primer número de Ímpetu. Fue un hombre que vivió sus retos día a día y los heredó a sus vástagos que actualmente conducen la empresa, manteniendo el pendón contra la inacción y el conformismo.
Se habrá ido el cuerpo de Fernando pero quedó, todavía, quien fue el alma de su vida y es el espíritu de su familia y de la corporación diarista, su esposa Fidelia Rengifo, quien tiene la virtud de conseguir mantener unida a su familia, a sus siete hijos. Ese es el secreto para el fortalecimiento empresarial, el que permanecerá y guardarán entre ellos aún más allá de la muerte.

VER TAMBIÉN:Docentes enfermos duermen en la calle para que regresen a Purús


LA PRENSA REGIONAL COMO EMPRESA
Producir y comercializar un periódico es un proceso particular orientado a vender intangibles, como la información, el entretenimiento y una forma de ver el mundo. Colocar un periódico en el mercado es prepararse para afrontar que ese “producto” tendrá un uso social, una incidencia política, cultural y socializadora.
Los diarios regionales no están de brazos cruzados: algunos pugnan por sobrevivir, avalados por su tradición, una agenda muy local y nuevos productos; otros ansían convertirse en grupos multimedios para lo cual no dudarían en asociarse con sus antiguos y poderosos competidores de Lima.
Otros siguen apostando por mantener la calidad de sus contenidos y tímidamente exploran en la Internet para lo cual utilizan la estructura productiva de los impresos (personal, equipos, instalaciones e incluso la materia prima intangible: la información generada por los periódicos de papel).
Los periódicos regionales de mayor trayectoria, hoy en manos de los hijos o de quienes se consideran herederos de la tradición de los fundadores, muestran un panorama esperanzador respecto al éxito de sus negocios. Han fluctuado entre la estabilidad y la incertidumbre, producto de factores sociopolíticos, cambios societarios y empresariales respecto a tenencia de la propiedad y los relevos en la dirección periodística. Pero no están dispuestos a sucumbir en sus actividades primordiales: producir noticias, acceder a la publicidad y generar una mayor rentabilidad.
Los diarios como Ímpetu, acumulan una riquísima tradición y trayectoria que empezaron a construir sus directivos primigenios, hombres de prensa comprometidos con el quehacer periodístico, muy relacionados con la marcha política y social del país. Queda claro que la permanencia de este medio ha sido mérito de quienes fundaron este proyecto editorial -un patriarca o una familia-, así como de sus sucesores.

VER TAMBIÉN:Reportan 3 muertos y 10 heridos en trágica explosión de vehículo en Atalaya


EL RETO ÍMPETU
Se voceó en las calles el 28 de julio de 1969. Fue fundado y dirigido por el periodista Fernando Sánchez Vela (1939-2010) bajo el lema «Un reto a la inacción y el conformismo». Sus primeros números, que eran bisemanales, se editaron hasta abril de 1970 en la Imprenta y Librería Rodríguez, de propiedad del español Avelino Rodríguez Pérez; la primera que llegó a Pucallpa y desde la cual salieron otros diarios.
De esa imprenta salió el periódico y también la vocación periodística de Sánchez Vela -entonces tipógrafo- para iniciar y sostener una empresa por espacio de cincuenta años con mucho esfuerzo y no pocas dificultades, como el incendio que acabó con las instalaciones y los archivos en noviembre de 1983 en un hecho no aclarado hasta la fecha.
Sánchez Vela se hizo periodista en la práctica. Trabajó en los periódicos Sideral, llegó a ser director de La Gaceta de Pucallpa, corresponsal de El Eco de Iquitos y de El Comercio de Lima. Incursionó en la radio por 25 años y tuvo un breve paso por la televisión.

VER TAMBIÉN:Titularán dos mil predios de Nueva Requena


La aparición de ímpetu, considerado el decano de Ucayali, marca la modernización de la impresión gráfica en la capital pucallpina y el inicio de una forma de hacer periodismo, según este editorial publicado el tercer aniversario de su creación:
«Antes de Ímpetu el periodismo de Pucallpa se dedicó al insulto, la diatriba, el escándalo, dejando mal sentado al sector que verdaderamente ve su profesión tan digna como cualquier otra […] Nuestro mayor logro en estos tres años es que hemos impuesto un periodismo escrito serio, sencillo, sin ataques injustos ni elogios de mal gusto a los locales que [..] Ímpetu será siempre el diario de Pucallpa”.
A la muerte del fundador, sus hijos dieron continuidad al proyecto familiar. Juan Pablo Sánchez Rengifo, actual presidente del directorio, considera que el incendio, la hiperinflación (1987-1990) y la enajenación de certificados bancarios en moneda extranjera, afectaron a la empresa, así como el terrorismo, que obligó a la familia a abandonar Pucallpa, fueron los hechos más negativos vividos por el periódico. En lo positivo está haberse modernizado, incursionando en la web, en la producción de otros productos y en su reestructuración administrativa para tratar de corporativizarse.

VER TAMBIÉN:Mañana inicia la vacunación a mayores de 45 años a más


INNOVACIONES
Este diario ha sido relanzado en diversas oportunidades, lo cual ha determinado cambios en su presentación. Del sistema tipográfico, con una maquinaria que se adquirió con un préstamo de la Cooperativa Jesús Nazareno, pasó al linotipo marca Mergenthaler de fabricación americana, que confeccionaba las letras en línea.
En 1978 puso en circulación la revista ímpetu que se imprimía en Lima, pretendió circular en todo el país, pero su agenda se centró en Pucallpa e Iquitos, solo publicó dos números. En 1980 comenzaron los trámites para su mayor inversión: un complejo industrial offset con impresoras quemadoras de placas, fotomecánica, composición IBM, Importado de Japón, Alemania y Estados Unidos.
La maquinaria empezó a funcionar en abril de 1981, pero dos años después, el 18 de noviembre de 1983, la inversión terminó en cenizas debido al incendio que acabó incluso con la hemeroteca.
En 1996, con una nueva razón social, el periódico es relanzado. Juan Pablo Sánchez Rengifo recuerda que su trabajo en esa época era de ayudante de maquinista, uno de sus hermanos se ocupaba del diseño y dos de sus hermanas eran reporteras.
Así empezaron “a levantarse poco a poco, siempre con crisis económicas, tratando de subsistir hasta el año 2003 aproximadamente, cuando alquilamos el diario a un tercero que pagaba una franquicia por la infraestructura, la administración y el logo». Los Sánchez retomaron la propiedad el 2005 y con un préstamo familiar adquirieron una rotativa a través de un leasing. Era una máquina Harris V25, con capacidad para imprimir 25 mil ejemplares por hora.
En tanto ímpetu se editaba en Pucallpa con los equipos disponibles, nuevas adquisiciones que permitieron incluir el color en la edición. Esta se repotenció con una campaña de promoción para sortear mototaxis que permitió a la empresa sanear sus deudas, crecer en el tiraje-que pasó de mil a cinco mil ejemplares- y trasladar la rotativa Harris a Pucallpa en el 2008.

VER TAMBIÉN:Niña de 2 años murió sofocada dentro de un carro tras ser abandonada por su niñera


Hoy en día la empresa tiene «todos los equipos con los que debe contar un medio que se precie de moderno», asegura Sánchez Rengifo. El 2009 el diario apareció en un tamaño tabloide modificado más pequeño (31,5 x 29 cm, originalmente sus dimensiones eran 36,5×26 cm). Al año siguiente puso en el mercado al periódico popular El Choche, y en 2011 publicaron la edición dominical del Suplemento Ya. Para el 2013 accedió a la tecnología gráfica Computer to Plate (CtP) y en el 2014 la empresa se asoció con los dueños del tabloide Al Día, para incorporarlo al grupo como su tercer producto periodístico, con un nuevo rediseño y formato a color.
El tiraje de Ímpetu era de 7000 ejemplares y de El Choche 6.000 y Al Día, de 2000. «La idea de sacar un diario popular está dentro de la tendencia aplicada en Lima de tener un periódico serio y un periódico popular, o sea de la segmentación de mercado. «Nosotros tratamos un poco de seguir la ruta de las empresas líderes en el Perú, como El Comercio, Epensa, La República. Este fenómeno no se había dado antes en Pucallpa; somos los únicos que hemos hecho segmentación de mercados con productos paralelos», dice Sánchez Rengifo.
LECTORÍA
Ímpetu es un diario serio, entre los más leídos en Pucallpa, pero el índice de lectoría da cuenta de la fuerte competencia que enfrentan: de un lado, respecto de los periódicos limeños, y del otro, de los diarios populares.
En Pucallpa, tres de los cinco diarios más leídos son de la región. Los directivos de la empresa que edita Ímpetu y El Choche sostienen que tiene una participación importante en lectoría y en la publicidad. Las otras dos publicaciones más leídas son de Lima; ambas populares.
Juan Pablo Sánchez Rengifo afirma que Ímpetu se dirige al sector empresarial, político, institucional y segmentos de la clase media. Su diario popular El Choche va a los sectores socioeconómicos C y D. «Tenemos el 60% de la torta publicitaria. Estamos siguiendo a una empresa líder como El Comercio que, como nosotros, está apuntando a convertirse en un hub de impresiones”, El año 2013 compraron el 50% de las acciones del Canal 31, para retransmitir la señal de Global TV», pero posteriormente vendieron la señal.

VER TAMBIÉN:Gatito demuestra a tigre quién es el que manda (VIDEO)


SIN CONFORMISMO
Periódicos como Ímpetu demuestran que fuera de Lima hay una prensa en ebullición y en evolución, que en los últimos cincuenta y dos años ha avanzado positivamente en la dirección, producción, manejo financiero y marketing de periódicos.
Su desarrollo empresarial no ha sido uniforme, como tampoco lo son las dificultades que deben afrontar para competir con los medios capitalinos que, con más recursos financieros y técnicos, anuncian una ofensiva mayor en las principales ciudades.
Uno de sus principales logros ha sido mantenerse por tanto tiempo en un mercado editorial presionado por la competencia descrita; modernizarse e innovar gracias al acceso a las nuevas tecnologías de la impresión de periódicos y al Internet, y diversificarse con el lanzamiento de productos segmentados.
Del lado de los retos, está la lucha diaria por mantener la lectoría y elevar la venta de publicidad en un nivel aceptable, mantener stocks de papel en un volumen suficiente para garantizar la circulación del producto, garantizar una buena impresión y hacer frente a las influencias extremas de la economía, de la política y de fenómenos nacionales como el narcotráfico y lo que en su momento fue el terrorismo.
De ser el diario más vendido de la región, pasó a ser también el más visto en los medios digitales. De esta manera Ímpetu se impone en Ucayali como el diario más importante, al que podemos llamar impetuoso, fuerte y sutil a la vez, inserta a la población en sus principales noticias y en su cultura que fluye retratando la realidad completa de un pueblo que no solo se tiñe de accidentes y horrores humanos, sino también de gente buena que aporta y disfruta de su cultura.


COMPILACIÓN: GABRIELA SÁNCHEZ

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí